viernes, 29 de abril de 2011

Nueva Zelanda (New Zealand) I.

Geografía. Categoria:
Geografía
Es ya tradicional estudiar al mismo tiempo Australia y N. Z. Los dos países están situados en Oceanía y forman un conjunto de tierras próximas denominado Australasia. De todos modos, los mapas a pequeña escala nos hacen olvidar con demasiada frecuencia que su vecindad no es más que relativa: entre Sydney y Wellington hay 2.000 Km., la misma distancia que entre París y Kiev. En realidad, la unidad de estos dos países procede de su población. Ambos son antiguas colonias inglesas que han obtenido su independencia de manera progresiva. A pesar de ser los dominios más alejados de la metrópoli, son los más británicos de todos; las poblaciones indígenas no desempeñan en estos países más que un papel minúsculo; tanto Australia como N. Z. han sido pobladas por emigrantes del Reino Unido y no existen grupos importantes que procedan de otros países de Europa; los dos dominios han seguido la misma evolución política y en ambos, extensos países ganaderos, se suelen encontrar los mismos problemas y similares dificultades económicas.
Pero esta unidad de conjunto no debe inducir a confundir ambos Estados. N. Z. tiene una vida propia y sus relaciones con Australia son muy escasas. Su variado relieve montañoso no se asemeja a los monótonos paisajes de Australia; su clima suave y húmedo difiere del, en general, caluroso y árido de su enorme vecino. N. Z. sólo tiene 268.675 Km², lo que la hace 21 veces menor que su vecino. Su población, 2,8 millones de hab. en 1970, es sólo cuatro veces inferior a la de Australia. N. Z. es estrecha, alargada y recortada; archipiélago formado por tres islas principales (la isla Norte, la isla Sur, y una menor: la isla Stewart), se alarga de N a S sobre 1.500 Km., sin que su anchura sobrepase, salvo en casos excepcionales, los 200 Km. Las costas están sumamente recortadas por golfos, cabos y penínsulas, de tal forma que este pequeño país tiene 4.800 Km. de costas. Está situado entre los paralelos 24° 23' y 47° 17' de lat. Sur, situación que en Europa corresponde a las regiones desde el Rif al valle del Loira, y es un país templado en tanto que Australia es esencialmente tropical.

Lo único que comparte con Australia es el alejamiento. En efecto, N. Z. se encuentra en los antípodas de una parte de España, de tal forma que colocada en Europa, Wellington estaría en las proximidades de Madrid.

1. Medio físico. N. Z. tiene un relieve muy accidentado; las llanuras no son más que estrechas cuencas situadas en medio de los macizos montañosos o a lo largo de la costa. La única llanura de extensión apreciable es la de Canterbury en la isla Sur. Las montañas se pueden clasificar en tres tipos:
a) Las más numerosas, tanto en la isla Norte como en la Sur, son bloques de terrenos antiguos (areniscas y pizarras de la Era primaria) levantados por movimientos recientes. Los bloques de rocas que se han roto están limitados por grandes taludes rectilíneos que corresponden a las líneas de fallas.


b) En la isla Sur, los movimientos tectónicos elevaron las areniscas y pizarras a más de 3.000 m. El modelado glaciar domina el paisaje de los Alpesneozelandeses. El glaciar de Tasman tiene mayor longitud que los Alpes europeos. Los valles glaciares han sido invadidos por el mar (fiordos) o han sidoocupados por lagos, lo que hace de la isla Sur una de las regiones más pintorescas del Globo.

e) Finalmente, tenemos los volcanes. La glaciación en la isla Norte es insignificante, y las cumbres principales están constituidas por volcanes. Unameseta de lava con innumerables fuentes termales, géiseres, ocupa el centro de la isla. Algunos volcanes conservan todavía actividad (Ruapehu y Ngaurbuhoe) yotros, como el monte Egmont, se han extinguido hace poco.
Escasas oscilaciones térmicas, abundantes lluvias y diferencias locales bastante fuertes, son las características generales del clima neozelandés. Noshallamos ante una región de clima templado oceánico, aunque el carácter alargado del país y la disposición del relieve dan lugar a una cierta diversidad dedetalle. La influencia del océano es primordial: el mar atenúa los contrastes de temperatura y los inviernos son suaves; tanto Auckland como Wellingtondesconocen la nieve. Los veranos, por el contrario, son frescos; Auckland, a la misma latitud que Argel (25°) tiene 19,6° de temperatura media. La influenciadel océano se manifiesta también en las abundantes precipitaciones producidas por los grandes vientos del O, los westerlies, que afectan al país tanto eninvierno como en verano, y así Wellington recibe 1.470 mm. de lluvia anuales, Auckland 1.010, Dunedin 830.

Otro factor a tener en cuenta es la latitud. A pesar de que N. Z. se sitúa totalmente en la zona templada, el alargamiento del país origina ciertavariedad entre el Norte y el Sur. Las diferencias se individualizan sobre todo en el invierno, y en todo caso en verano es el relieve el que entra en juego. En efecto, la temperatura disminuye con la altitud. Todas las grandes montañas de N. Z. aparecen cubiertas de nieve durante el invierno, aunque sólo en losAlpes de la isla del Sur existen amplias extensiones por encima del límite de las nieves perpetuas (monte Cook). También el mapa de precipitaciones se puedesuperponer al del relieve; las regiones más lluviosas son las montañas, que actúan de barrera frente a los vientos húmedos del O. En el extremo meridionaldel país, en el Fjordland, las lluvias son de 5.700 mm, anuales. Por el contrario, las regiones más secas son las que se encuentran a sotavento de estosvientos. Así, p. ej., en las cuencas aisladas del Otago central, el total de precipitaciones desciende notablemente, y así en Clyde llueve 400 mm. en 77días. Los veranos de esas regiones son cálidos y en ellas se produce un fenómeno similar al foehn de los Alpes suizos.

Como resultado de las precipitaciones y del relieve, N. Z. es un país de vegetación densa. El bosque original, el bush, ha retrocedido, pero semantiene en las montañas de más difícil acceso, sobre todo en los Alpes de la isla Sur. De acuerdo con las variaciones climáticas, el bosque ofrece tresaspectos diferentes: primero, un tipo subtropical, con el majestuoso kauri, enorme conífera de la que apenas quedan ejemplares; segundo, el bosque australdel rimu y del totara, coníferas a las que acompaña un sotobosque muy denso; y tercero, el bosque subantártico en las montañas de la isla Sur, con sus hayasespléndidas de pequeñas hojas, a menudo persistentes. Junto al bosque hay que citar la pradera alpina entre el bosque y las nieves perpetuas y la estepa detussock, especialmente en las regiones más secas como la de Canterbury. Por su parte, el hombre ha introducido pastizales, sauces, álamos, pinos, etc. y,modernamente, se está llevando a cabo una intensa labor repobladora a base de coníferas europeas y americanas.

En cuanto a la fauna, destaca la abundancia de aves a las que la ausencia de carnívoros ha permitido multiplicarse e incluso degenerar; por la pobrezade conjunto (el único mamífero indígena es el murciélago); y especialmente, por la conservación de formas arcaicas como el tuatara, último descendiente delos saurios de la Era Secundaria.

Hidrográficamente, N. Z. se caracteriza por la escasa longitud de sus ríos; el más largo, el Waikato, en la isla Norte, sólo mide 320 Km. Todos tienenpendientes fuertes y deben salvar abundantes rupturas de pendientes y cascadas. Los lagos son muy abundantes, unos de origen glaciar, en la isla Sur, como elTe Anau, que mide 342 Km², y otros de origen volcánico, como el Taupo, en la isla Norte, de 645 Km².

2. Poblamiento y población. Los maoríes (v.), indígenas de N. Z., son de raza polinesia. Llegaron de las islas Cook y Sociedad, en oleadas sucesivas,la última de ellas en el s. XIV, y seguramente impulsados por la superpoblación de sus islas, o por las guerras. Las tribus maoríes no formaron un pueblounido y mantuvieron continuas luchas tribales. Pueblo vigoroso, activo y feroz, opuso una brava resistencia a la penetración europea.

Dos hechos hicieron posible el rápido desarrollo de N. Z.: el descubrimiento de yacimientos auríferos en 1861 y el final de las guerras maoríes. Lafiebre del oro originó una colonización masiva de la que se beneficiaron la agricultura y la ganadería. Este desarrollo tan espectacular en la isla Sur,donde apareció primeramente el oro, indujo al Gobierno a fijar su sede en un lugar más céntrico, Wellington, donde se estableció en 1865. Cuando años mástarde apareció también oro en la isla Norte, el país entero se transformó; los ferrocarriles, las carreteras y construcciones de todo tipo se multiplicaron.

Su economía se basaba en la lana, la carne y los productos lácteos. Hacia 1890 las preocupaciones económicas dejaron paso a las políticas y sociales. La inmigración comenzó a detenerse y el pueblo trató de obtener el máximo beneficio de las riquezas. N. Z. se convirtió en el país modélico del socialismo, aunque en esos momentos no existiese allí un verdadero partido socialista. Se reorganizó la propiedad de la tierra, se reglamentó el trabajo de los jóvenes, por primera vez en el mundo se concedieron pensiones a los ancianos y se otorgó el voto a las mujeres; en 1856 los obreros disfrutaban ya de la jornada laboral de ocho horas, y existían jurados para la resolución dé los conflictos entre los patronos y los sindicatos de obreros. En 1877 se acordó la separación total entre la Iglesia y el Estado, y en ese año también se fijó obligatoriamente la asistencia a la escuela desde los 6 a los 14 años. El 26 sept. 1907 N. Z. se convirtió en dominio de la Commonwealth.

En la primera mitad del s. XX, N. Z. continuó acrecentando su riqueza. El Reform Party agrario se hizo con la dirección de la vida política y favoreció la expansión de la economía agrícola (organización de mercados de venta, créditos a los agricultores, construcción de carreteras, etc.). Piel a la metrópoli, N. Z. participó en las dos Guerras mundiales. Actualmente, el pueblo neozelandés no ha perdido sus aspiraciones sociales y es un país rico, si bien la comparación de sus gráficas de población con las de sus vecinos de Extremo Oriente no deja de producirles cierta inquietud.

En la actualidad, N. Z. no tiene problema racial de la forma que se plantea en África del Sur y en los mismos Estados Unidos. El 93% de la población neozelandesa es de raza blanca, y ello se debe a la debilidad numérica de la población autóctona y al severo control de la inmigración, que impidió desde finales del siglo pasado la entrada de población amarilla y melanesia. Por otra parte, la población de N. Z. es muy homogénea por su origen dentro del grupo blanco, ya que el 95% de los blancos descienden de inmigrantes británicos e irlandeses.

La población actual es de 2.870.475 hab. (1970), lo que da una densidad de 9 hab/Km². La evolución demográfica es como sigue:

La isla Norte concentra las dos terceras partes de la población total del país. El crecimiento se explica por la inmigración hasta 1880. Pero desde comienzos del s. XX ha sido el excedente de nacimientos sobre las defunciones el que ha permitido el aumento de la población. La natalidad tiene una tasa de 22%o y la mortalidad de 8,7%o. Mortalidad tan reducida se explica por la salubridad del clima, el vigor de la población, la ausencia de regiones industriales con fuertes concentraciones humanas, y, especialmente, por los esfuerzos del Gobierno y la preparación higiénica y sanitaria del pueblo neo istribución de la superficie agrícola de Nueva Zelanda. En 1933 el índice de mortalidad descendió a 7,9%o, el índice más bajo del mundo, inferior incluso al de Holanda, que en el momento presente va a la cabeza, seguidos por Canadá y Japón. La mortalidad infantil se cuenta también entre los valores más bajos del mundo (16,7%o). En 1948 la mortalidad de niños menores de 1 año era de 21,9°% cuando en los Estados Unidos era de 32°%. En el momento presente la población tiende a envejecer. La pirámide de edades de N. Z. no es ya la de un país nuevo sino que empieza a semejarse a la de los de Europa occidental.
En su origen fue un país de agricultores, y la población rural apenas ha crecido porque la mecanización y el carácter extensivo de las explotaciones permiten a una familia poner en cultivo vastas extensiones. Las ciudades, en cambio, no han dejado de crecer, y la población urbana, que suponía el 44% en 1900, representa en 1970 más del 70% de la población total. En N. Z. no existen como en Australia centros hipertrofiados, y predominan, por el contrario, las ciudades de tamaño medio. Sólo hay cuatro ciudades que desempeñan un papel de capital regional. Enumeradas de N a S son: Auckland, WeIlington, Christchurch y Dunedin. Existe además una docena de pequeños centros mercantiles entre 20 y 30.000 hab.

3. Actividades económicas. Actualmente la economía de N. Z. descansa en la agricultura, y su sistema económico sigue siendo el de un «país nuevo»:

vender productos agrícolas para comprar productos manufacturados. Su prosperidad está ligada a la producción agrícola y depende directamente de los precios fijados en el mercado mundial a los productos agrícolas y ganaderos. Como está dentro del «área de la libra esterlina», la entrada de Gran Bretaña en el Mercado Común Europeo constituye un problema fundamental para N. Z., a causa de la competencia de los productos agrícolas de los países miembros y de las barreras aduaneras que ponen éstos para evitar la competencia de productos agrarios de los países no pertenecientes al Mercado Común. Los cultivos principales son: el trigo, que ocupa 88.540 Ha.; la avena, con 21.060 Ha., y la cebada, con 56.295 Ha. Finalmente, 665.289 Ha. están ocupadas por bosque, y 8.308 por praderas artificiales. En realidad, puede decirse que el 89% de las tierras cultivadas se dedica a la ganadería, que suministra el 95% de las exportaciones. Este predominio se explica por las favorables condiciones climáticas.

La abundante humedad y la suavidad del clima impulsan el crecimiento de la hierba durante todo el año. Además, N. Z. es un país poco poblado donde la mano de obra es escasa y cara. Ahora bien, la ganadería exige menos mano de obra que la agricultura. La explotación neozelandesa es de tipo familiar y apenas emplea asalariados. El 60% de las explotaciones dedicadas a la producción de leche carece de trabajadores asalariados permanentes. La mitad de los ganaderos Son propietarios; y la otra mitad tiene en renta tierras que casi siempre pertenecen al Estado. El arrendamiento privado es raro. Agrupados en cooperativas, tienen más de espíritu empresario que campesino y no están vinculados a la tierra por ningún lazo sentimental. Había en 1970 8 millones de cabezas de ganado vacuno, de las que 2,3 millones son vacas lecheras. En el mismo año se tensaron 60 millones de lanares. En general, la oveja ocupa todas las regiones de colinas y es el ganado lanar el primer recurso económico de N. Z.

Gracias a esta enorme cabaña, el país tiene una producción considerable y ocupa en el comercio mundial una posición mucho más importante que la que cabría deducir de su población. Es el primer país del mundo exportador de mantequilla y el segundo exportador de queso después de Holanda; en cuanto a la lana, ocupa el tercer lugar después de Australia y Argentina. La exportación de carne pasa de 100.000 t.; y más de las tres quintas partes es carne de oveja.
La cabaña sigue creciendo, pero escasean las tierras. En algunos sectores parece incluso que las roturaciones se han extendido más de lo conveniente.

En consecuencia, el aumento de rendimientos es el único camino que queda abierto. El empleo de superfosfatos se está generalizando, pues los suelos neozelandeses son pobres en fósforo. La amenaza de la erosión se hace cada vez más grave, pero el Gobierno ha emprendido ya un gran esfuerzo para atajar este peligro. Otro problema son las plagas, como la de los conejos, y también la invasión de los pastos por plantas no aptas para la alimentación del ganado. Pero la amenaza más grave es la competencia europea de sus productos agrícolas, tras la entrada de Gran Bretaña en el Mercado Común. La pesca apenas tiene importancia (39.000 t. anuales); sus mares no ofrecen condiciones adecuadas para esta actividad, y el consumo de pescado en N. Z. es muy reducido. La pesca de ballenas no subsiste más que en el estrecho de Cook (de 100 a 120 ballenas capturadas anualmente). .

Aun cuando N. Z. sigue siendo un país esencialmente agrícola, la industria emplea en la actualidad mayor número de personas que la agricultura (más de 200.000). No hay carbón ni petróleo más que para cubrir el consumo interior. La plata, el hierro y otros minerales apenas se aprovechan. La producción de oro sólo subsiste en Otago, aunque en cantidades reducidas (1 t. anual). Sin embargo, la industria neozelandesa cuenta con un gran recurso: la energía hidroeléctrica. Actualmente se producen más de 7.000 millones de Kwh. La electricidad es muy barata y su empleo para usos industriales y domésticos es general. El único problema consistía en la irregularidad de los ríos de la isla Norte, la más poblada, pero este inconveniente desapareció al establecerse la conexión con la isla Sur por el estrecho de Cook. Las industrias más importantes son las derivadas de la agricultura y de la ganadería (productos lácteos yconservas de carne). No obstante, el Gobierno está impulsando el desarrollo de las industrias manufactureras, construcciones mecánicas, industrias textiles y fabricación de calzado.

El problema del transporte ha sido de difícil solución en N. Z.; país muy accidentado, con una reducida población para una superficie igual a la de Gran Bretaña, el alargamiento de la red viaria hace difícil su mantenimiento. Los ferrocarriles, con 5.350 Km. de trazado, desempeñan un papel esencial, sobre todo para el transporte de los productos agrícolas hacia los puertos exportadores.

Las líneas suelen ser de vía estrecha y presentan un trazado sinuoso con fuertes pendientes. La red de carreteras asciende a 123.000 Km., y son utilizadas por' casi un millón de vehículos. La navegación de cabotaje se ve facilitada por lo recortado de las costas. Finalmente, las líneas aéreas (NAC, TEAL, PAA, BCPA y TAI) adquieren cada vez más importancia, poniendo en comunicación N. Z. con todo el mundo.

4. División político-administrativa. N. Z. se divide en 14 condados. A efectos estadísticos se distinguen las siguientes áreas, cuyas capitales y los habitantes de éstas son los siguientes: en la isla Norte, Northland (Whangarei, 32.600), Central Auckland (Auckland, 603.500), South Auckland-Bay of Plenty (Hamilton, 71.900), East Coast (Gisborne, 29.500), Taranaki (New Plymouth, 36.700), Hawke's Bay (Napier, 41.500) y Wellington (Wellington, la capital delpaís, 179.300); en la isla Sur, Marlborough (Blenheim, 13.950), Nelson (Nelson, 28.700), Westland (Hokitika, 3.310), Canterbury (Christchurch, 260.200),Otago (Drunedin, 110.100) y Southland (Invercargill, 49.300).

J. ESTÉBANEZ ALVAREZ.BIBL.: P. PRIVAT-DESCHANEL, Oceanía. Regiones polares australes, en Geografía Universal, XIV, dir. V. DE LA BLANCHE, Barcelona 1957' A. MELÓN y RUIZ DE GORDEJUELA, Geografía de Australia y Nueva Zelanda, Barcelona 1933; V. S. BARNEs, The Modern Encyclopaedia of Australia and New Zealand, Sydney 1965; A. HUETZ DE LEMPS, Australia y Nueva Zelanda, trad. J. ORTEGA VALCÁRCEL, Bilbao 1970; H. J. BELSHAw, New Zealand, Berkeley 1947; K. B. CUMBERLAND y 1. W. Fox, New Zealand: a regional view, 2 ed. Londres 1963; K. W. ROBINSON, Australia, New Zealand and the Southwest Pacífic, 3 ed. Londres 1964; A. GUILCHER, L'Océanie, París 1969.

Realizado por:
Greiner A. Gonzalez R.
C.I: 18.771.466
seccion 1
http://www.canalsocial.net/Ger/ficha_GER.asp?id=6984&cat=geografia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada