viernes, 29 de abril de 2011

Physical Geography of Oceania
Climate



Environment


Realizado por:
Greiner A. Gonzalez R.
C.I: 18.771.466
seccion 1
http://www.roebuckclasses.com/105/regions/seasiaspac/oceania/oceaniaphys/physoceania.htm

Geografía y Clima

Datos geográficos
Australia es el único país del mundo que ocupa un continente entero.
El continente australiano tiene una masa de 7,69 millones de km2, es decir que tiene más o menos el mismo tamaño que los EEUU. La distancia de Norte a Sur es3.700 km, por lo que un vuelo de Adelaide a Darwin dura 3 horas 40 minutos, mientras que la distancia de Este a Oeste es de 4000 km y el vuelo de Sydney aPerth lleva 5 horas.

La población australiana es de 20 millones de habitantes.Como la población de Australia no es muy grande, el gobierno ha podido conservar extensas áreas como parques nacionales y bosques estatales. Los parquesnacionales se extienden por todo el país, albergando algunas de las formas más frágiles y espectaculares de formación terrestre o rocosa.

Actividades como acampar, caminar por el bosque y pescar son muy populares. También las actividades acuáticas están muy desarrolladas en Australia, siendo elsurf la más importante.

Perfecto hoy, hermoso mañana...

El Norte de Australia es semi-tropical y tiene dos estaciones: la estación lluviosa y la estación seca.

El Oeste y centro de la región son principalmente desérticos y de escasas lluvias, mientras que la costa Este es montañosa y tiene excelentes tierras paracultivo y ganadería. También en el Este se encuentran bosques templados y enormes planicies.

La isla de Tasmania, al sur de Australia, es húmeda y fresca, con enormes áreas de bosques y población dispersa.


Flora y Fauna
El continente australiano está separado de Asia desde hace ya miles de años. Como resultados, la flora y fauna son únicas en el mundo.

Como Australia no tiene predadores naturales aparte del dingo (una variedad de perro nativo), cocodrilos y tiburones, existen una enorme variedad demarsupiales, como canguros, koalas, wallabies, varias especies locales de comadreja, ornitorrincos y avestruces.

No es difícil ver en Australia la vida salvaje, incluso en las grandes ciudades, ya que las zonas boscosas están cerca de todas las ciudades.


Realizado por:
Greiner A. Gonzalez R.
C.I: 18.771.466
seccion 1
http://www.visaustralia.com/es/acerca-de-australia/geografia-y-clima.html

The Geography of Oceania

A Geographic Overview of Oceania - 3.3 million square miles of Pacific Islands

Sydney Opera House and Harbour Bridge at dawn. Australia is the most populous and largest country of Oceania.

Oceania is the name of the region consisting of island groups within the central and South Pacific Ocean. It spans over 3.3 million square miles (8.5 million sq km). Some of the countries included in Oceania are Australia, New Zealand, Tuvalu, Samoa, Tonga, Papua New Guinea, the Solomon Islands, Vanuatu, Fiji, Palau, Micronesia, the Marshall Islands, Kiribati and Nauru. Oceania also includes several dependencies and territories such as American Samoa, Johnston Atoll and French Polynesia.

Physical Geography of Oceania
In terms of its physical geography, the islands of Oceania are often divided into four different sub-regions based on the geologic processes playing a role in their physical development. The first of these is Australia. It is separated because of its location in the middle of the Indo-Australian Plate and the fact that due to its location there was no mountain building during its development. Instead, Australia's current physical landscape features were formed by mainly by erosion.

The second landscape category in Oceania is the islands found on the collision boundaries between the Earth's crustal plates. These are found specifically in the South Pacific. For example at the collision boundary between the Indo-Australian and Pacific plates are places like New Zealand, Papua New Guinea and the Solomon Islands. The North Pacific portion of Oceania also features these types landscapes along the Eurasian and Pacific plates. These plate collisions are responsible for the formation of mountains like those in New Zealand which climb to over 10,000 feet (3,000 m).

Volcanic islands such as Fiji are the third category of landscape types found in Oceania. These islands typically rise from the seafloor through hotspots in the Pacific Ocean basin. Most of these areas consist of very small islands with high mountain ranges.

Finally, coral reef islands and atolls such as Tuvalu are the last type of landscape found in Oceania. Atolls specifically are responsible for the formation of low-lying land regions, some with enclosed lagoons.

Climate of Oceania
Most of Oceania is divided into two climate zones. The first of these is temperate and the second is tropical. Most of Australia and all of New Zealand are within the temperate zone and most of the island areas in the Pacific are considered tropical. Oceania's temperate regions feature high levels of precipitation, cold winters and warm to hot summers. The tropical regions in Oceania are hot and wet year round.

In addition to these climatic zones, most of Oceania is impacted by continuous trade winds and sometimes hurricanes (called tropical cyclones in Oceania) which have historically caused catastrophic damage to countries and islands in the region.

Flora and Fauna of Oceania
Because most of Oceania is tropical or temperate there is an abundant amount of rainfall which produces tropical and temperate rainforests throughout the region. Tropical rainforests are common in some of the island countries located near the tropics, while temperate rainforests are common in New Zealand. In both of these types of forests there is a plethora of plant and animal species, making Oceania one of the world's most biodiverse regions.

It is important to note however, that not all of Oceania receives abundant rainfall and portions of the region are arid or semiarid. Australia for example, features large areas of arid land which have little vegetation. In addition, El Niño has caused frequent droughts in recent decades in Northern Australia and Papua New Guinea.

Oceania's fauna, like its flora is also extremely biodiverse. Because much of the area consists of islands, unique species of birds, animals and insects evolved out of isolation from others. The presence of coral reefs such as the Great Barrier Reef and Kingman Reef also represent large areas of biodiversity and some are considered biodiversity hotspots.

Humans and Oceania
Most recently in 2005, Oceania's population was around 33 million people, with the majority centered in Australia and New Zealand. Those two countries alone accounted for more than 24 million people, while Papua New Guinea had a population of over five million. The remaining population of Oceania is scattered around the various islands making up the region.

Like its population distribution, urbanization and industrialization also vary in Oceania. 89% of Oceania's urban areas are in Australia and New Zealand and these countries also have the most well established infrastructure. Australia in particular has many raw minerals and energy sources, and manufacturing is a large part of its and Oceania's economy. The rest of Oceania and specifically the Pacific islands are not well developed. Some of the islands have rich natural resources, but the majority do not. In addition, some of the island nations do not even have enough clean drinking water or food to supply to their citizens.

Agriculture is also important in Oceania and there are three types which are common in the region. These include subsistence agriculture, plantation crops and capital intensive agriculture. Subsistence agriculture occurs on most of the Pacific islands and is done to support local communities. Cassava, taro, yams and sweet potatoes are the most common products of this type of agriculture. Plantation crops are planted on the medium tropical islands while capital intensive agriculture is practiced mainly in Australia and New Zealand.

Finally, fishing and tourism are important to Oceania's economy and its development. Fishing is a significant source of revenue because many islands have maritime exclusive economic zones that extend for 200 nautical miles and many small islands have granted permission to foreign countries to fish the region via fishing licenses. Tourism is also important to Oceania because many of the tropical islands like Fiji offer aesthetic beauty, while Australia and New Zealand are modern cities with modern amenities. New Zealand has also become an area centered on the growing field of ecotourism.

Realizado por:
Greiner A. Gonzalez R.
C.I: 18.771.466
seccion 1
http://geography.about.com/od/specificplacesofinterest/a/oceania.htm

Nueva Zelanda (New Zealand) I.

Geografía. Categoria:
Geografía
Es ya tradicional estudiar al mismo tiempo Australia y N. Z. Los dos países están situados en Oceanía y forman un conjunto de tierras próximas denominado Australasia. De todos modos, los mapas a pequeña escala nos hacen olvidar con demasiada frecuencia que su vecindad no es más que relativa: entre Sydney y Wellington hay 2.000 Km., la misma distancia que entre París y Kiev. En realidad, la unidad de estos dos países procede de su población. Ambos son antiguas colonias inglesas que han obtenido su independencia de manera progresiva. A pesar de ser los dominios más alejados de la metrópoli, son los más británicos de todos; las poblaciones indígenas no desempeñan en estos países más que un papel minúsculo; tanto Australia como N. Z. han sido pobladas por emigrantes del Reino Unido y no existen grupos importantes que procedan de otros países de Europa; los dos dominios han seguido la misma evolución política y en ambos, extensos países ganaderos, se suelen encontrar los mismos problemas y similares dificultades económicas.
Pero esta unidad de conjunto no debe inducir a confundir ambos Estados. N. Z. tiene una vida propia y sus relaciones con Australia son muy escasas. Su variado relieve montañoso no se asemeja a los monótonos paisajes de Australia; su clima suave y húmedo difiere del, en general, caluroso y árido de su enorme vecino. N. Z. sólo tiene 268.675 Km², lo que la hace 21 veces menor que su vecino. Su población, 2,8 millones de hab. en 1970, es sólo cuatro veces inferior a la de Australia. N. Z. es estrecha, alargada y recortada; archipiélago formado por tres islas principales (la isla Norte, la isla Sur, y una menor: la isla Stewart), se alarga de N a S sobre 1.500 Km., sin que su anchura sobrepase, salvo en casos excepcionales, los 200 Km. Las costas están sumamente recortadas por golfos, cabos y penínsulas, de tal forma que este pequeño país tiene 4.800 Km. de costas. Está situado entre los paralelos 24° 23' y 47° 17' de lat. Sur, situación que en Europa corresponde a las regiones desde el Rif al valle del Loira, y es un país templado en tanto que Australia es esencialmente tropical.

Lo único que comparte con Australia es el alejamiento. En efecto, N. Z. se encuentra en los antípodas de una parte de España, de tal forma que colocada en Europa, Wellington estaría en las proximidades de Madrid.

1. Medio físico. N. Z. tiene un relieve muy accidentado; las llanuras no son más que estrechas cuencas situadas en medio de los macizos montañosos o a lo largo de la costa. La única llanura de extensión apreciable es la de Canterbury en la isla Sur. Las montañas se pueden clasificar en tres tipos:
a) Las más numerosas, tanto en la isla Norte como en la Sur, son bloques de terrenos antiguos (areniscas y pizarras de la Era primaria) levantados por movimientos recientes. Los bloques de rocas que se han roto están limitados por grandes taludes rectilíneos que corresponden a las líneas de fallas.


b) En la isla Sur, los movimientos tectónicos elevaron las areniscas y pizarras a más de 3.000 m. El modelado glaciar domina el paisaje de los Alpesneozelandeses. El glaciar de Tasman tiene mayor longitud que los Alpes europeos. Los valles glaciares han sido invadidos por el mar (fiordos) o han sidoocupados por lagos, lo que hace de la isla Sur una de las regiones más pintorescas del Globo.

e) Finalmente, tenemos los volcanes. La glaciación en la isla Norte es insignificante, y las cumbres principales están constituidas por volcanes. Unameseta de lava con innumerables fuentes termales, géiseres, ocupa el centro de la isla. Algunos volcanes conservan todavía actividad (Ruapehu y Ngaurbuhoe) yotros, como el monte Egmont, se han extinguido hace poco.
Escasas oscilaciones térmicas, abundantes lluvias y diferencias locales bastante fuertes, son las características generales del clima neozelandés. Noshallamos ante una región de clima templado oceánico, aunque el carácter alargado del país y la disposición del relieve dan lugar a una cierta diversidad dedetalle. La influencia del océano es primordial: el mar atenúa los contrastes de temperatura y los inviernos son suaves; tanto Auckland como Wellingtondesconocen la nieve. Los veranos, por el contrario, son frescos; Auckland, a la misma latitud que Argel (25°) tiene 19,6° de temperatura media. La influenciadel océano se manifiesta también en las abundantes precipitaciones producidas por los grandes vientos del O, los westerlies, que afectan al país tanto eninvierno como en verano, y así Wellington recibe 1.470 mm. de lluvia anuales, Auckland 1.010, Dunedin 830.

Otro factor a tener en cuenta es la latitud. A pesar de que N. Z. se sitúa totalmente en la zona templada, el alargamiento del país origina ciertavariedad entre el Norte y el Sur. Las diferencias se individualizan sobre todo en el invierno, y en todo caso en verano es el relieve el que entra en juego. En efecto, la temperatura disminuye con la altitud. Todas las grandes montañas de N. Z. aparecen cubiertas de nieve durante el invierno, aunque sólo en losAlpes de la isla del Sur existen amplias extensiones por encima del límite de las nieves perpetuas (monte Cook). También el mapa de precipitaciones se puedesuperponer al del relieve; las regiones más lluviosas son las montañas, que actúan de barrera frente a los vientos húmedos del O. En el extremo meridionaldel país, en el Fjordland, las lluvias son de 5.700 mm, anuales. Por el contrario, las regiones más secas son las que se encuentran a sotavento de estosvientos. Así, p. ej., en las cuencas aisladas del Otago central, el total de precipitaciones desciende notablemente, y así en Clyde llueve 400 mm. en 77días. Los veranos de esas regiones son cálidos y en ellas se produce un fenómeno similar al foehn de los Alpes suizos.

Como resultado de las precipitaciones y del relieve, N. Z. es un país de vegetación densa. El bosque original, el bush, ha retrocedido, pero semantiene en las montañas de más difícil acceso, sobre todo en los Alpes de la isla Sur. De acuerdo con las variaciones climáticas, el bosque ofrece tresaspectos diferentes: primero, un tipo subtropical, con el majestuoso kauri, enorme conífera de la que apenas quedan ejemplares; segundo, el bosque australdel rimu y del totara, coníferas a las que acompaña un sotobosque muy denso; y tercero, el bosque subantártico en las montañas de la isla Sur, con sus hayasespléndidas de pequeñas hojas, a menudo persistentes. Junto al bosque hay que citar la pradera alpina entre el bosque y las nieves perpetuas y la estepa detussock, especialmente en las regiones más secas como la de Canterbury. Por su parte, el hombre ha introducido pastizales, sauces, álamos, pinos, etc. y,modernamente, se está llevando a cabo una intensa labor repobladora a base de coníferas europeas y americanas.

En cuanto a la fauna, destaca la abundancia de aves a las que la ausencia de carnívoros ha permitido multiplicarse e incluso degenerar; por la pobrezade conjunto (el único mamífero indígena es el murciélago); y especialmente, por la conservación de formas arcaicas como el tuatara, último descendiente delos saurios de la Era Secundaria.

Hidrográficamente, N. Z. se caracteriza por la escasa longitud de sus ríos; el más largo, el Waikato, en la isla Norte, sólo mide 320 Km. Todos tienenpendientes fuertes y deben salvar abundantes rupturas de pendientes y cascadas. Los lagos son muy abundantes, unos de origen glaciar, en la isla Sur, como elTe Anau, que mide 342 Km², y otros de origen volcánico, como el Taupo, en la isla Norte, de 645 Km².

2. Poblamiento y población. Los maoríes (v.), indígenas de N. Z., son de raza polinesia. Llegaron de las islas Cook y Sociedad, en oleadas sucesivas,la última de ellas en el s. XIV, y seguramente impulsados por la superpoblación de sus islas, o por las guerras. Las tribus maoríes no formaron un pueblounido y mantuvieron continuas luchas tribales. Pueblo vigoroso, activo y feroz, opuso una brava resistencia a la penetración europea.

Dos hechos hicieron posible el rápido desarrollo de N. Z.: el descubrimiento de yacimientos auríferos en 1861 y el final de las guerras maoríes. Lafiebre del oro originó una colonización masiva de la que se beneficiaron la agricultura y la ganadería. Este desarrollo tan espectacular en la isla Sur,donde apareció primeramente el oro, indujo al Gobierno a fijar su sede en un lugar más céntrico, Wellington, donde se estableció en 1865. Cuando años mástarde apareció también oro en la isla Norte, el país entero se transformó; los ferrocarriles, las carreteras y construcciones de todo tipo se multiplicaron.

Su economía se basaba en la lana, la carne y los productos lácteos. Hacia 1890 las preocupaciones económicas dejaron paso a las políticas y sociales. La inmigración comenzó a detenerse y el pueblo trató de obtener el máximo beneficio de las riquezas. N. Z. se convirtió en el país modélico del socialismo, aunque en esos momentos no existiese allí un verdadero partido socialista. Se reorganizó la propiedad de la tierra, se reglamentó el trabajo de los jóvenes, por primera vez en el mundo se concedieron pensiones a los ancianos y se otorgó el voto a las mujeres; en 1856 los obreros disfrutaban ya de la jornada laboral de ocho horas, y existían jurados para la resolución dé los conflictos entre los patronos y los sindicatos de obreros. En 1877 se acordó la separación total entre la Iglesia y el Estado, y en ese año también se fijó obligatoriamente la asistencia a la escuela desde los 6 a los 14 años. El 26 sept. 1907 N. Z. se convirtió en dominio de la Commonwealth.

En la primera mitad del s. XX, N. Z. continuó acrecentando su riqueza. El Reform Party agrario se hizo con la dirección de la vida política y favoreció la expansión de la economía agrícola (organización de mercados de venta, créditos a los agricultores, construcción de carreteras, etc.). Piel a la metrópoli, N. Z. participó en las dos Guerras mundiales. Actualmente, el pueblo neozelandés no ha perdido sus aspiraciones sociales y es un país rico, si bien la comparación de sus gráficas de población con las de sus vecinos de Extremo Oriente no deja de producirles cierta inquietud.

En la actualidad, N. Z. no tiene problema racial de la forma que se plantea en África del Sur y en los mismos Estados Unidos. El 93% de la población neozelandesa es de raza blanca, y ello se debe a la debilidad numérica de la población autóctona y al severo control de la inmigración, que impidió desde finales del siglo pasado la entrada de población amarilla y melanesia. Por otra parte, la población de N. Z. es muy homogénea por su origen dentro del grupo blanco, ya que el 95% de los blancos descienden de inmigrantes británicos e irlandeses.

La población actual es de 2.870.475 hab. (1970), lo que da una densidad de 9 hab/Km². La evolución demográfica es como sigue:

La isla Norte concentra las dos terceras partes de la población total del país. El crecimiento se explica por la inmigración hasta 1880. Pero desde comienzos del s. XX ha sido el excedente de nacimientos sobre las defunciones el que ha permitido el aumento de la población. La natalidad tiene una tasa de 22%o y la mortalidad de 8,7%o. Mortalidad tan reducida se explica por la salubridad del clima, el vigor de la población, la ausencia de regiones industriales con fuertes concentraciones humanas, y, especialmente, por los esfuerzos del Gobierno y la preparación higiénica y sanitaria del pueblo neo istribución de la superficie agrícola de Nueva Zelanda. En 1933 el índice de mortalidad descendió a 7,9%o, el índice más bajo del mundo, inferior incluso al de Holanda, que en el momento presente va a la cabeza, seguidos por Canadá y Japón. La mortalidad infantil se cuenta también entre los valores más bajos del mundo (16,7%o). En 1948 la mortalidad de niños menores de 1 año era de 21,9°% cuando en los Estados Unidos era de 32°%. En el momento presente la población tiende a envejecer. La pirámide de edades de N. Z. no es ya la de un país nuevo sino que empieza a semejarse a la de los de Europa occidental.
En su origen fue un país de agricultores, y la población rural apenas ha crecido porque la mecanización y el carácter extensivo de las explotaciones permiten a una familia poner en cultivo vastas extensiones. Las ciudades, en cambio, no han dejado de crecer, y la población urbana, que suponía el 44% en 1900, representa en 1970 más del 70% de la población total. En N. Z. no existen como en Australia centros hipertrofiados, y predominan, por el contrario, las ciudades de tamaño medio. Sólo hay cuatro ciudades que desempeñan un papel de capital regional. Enumeradas de N a S son: Auckland, WeIlington, Christchurch y Dunedin. Existe además una docena de pequeños centros mercantiles entre 20 y 30.000 hab.

3. Actividades económicas. Actualmente la economía de N. Z. descansa en la agricultura, y su sistema económico sigue siendo el de un «país nuevo»:

vender productos agrícolas para comprar productos manufacturados. Su prosperidad está ligada a la producción agrícola y depende directamente de los precios fijados en el mercado mundial a los productos agrícolas y ganaderos. Como está dentro del «área de la libra esterlina», la entrada de Gran Bretaña en el Mercado Común Europeo constituye un problema fundamental para N. Z., a causa de la competencia de los productos agrícolas de los países miembros y de las barreras aduaneras que ponen éstos para evitar la competencia de productos agrarios de los países no pertenecientes al Mercado Común. Los cultivos principales son: el trigo, que ocupa 88.540 Ha.; la avena, con 21.060 Ha., y la cebada, con 56.295 Ha. Finalmente, 665.289 Ha. están ocupadas por bosque, y 8.308 por praderas artificiales. En realidad, puede decirse que el 89% de las tierras cultivadas se dedica a la ganadería, que suministra el 95% de las exportaciones. Este predominio se explica por las favorables condiciones climáticas.

La abundante humedad y la suavidad del clima impulsan el crecimiento de la hierba durante todo el año. Además, N. Z. es un país poco poblado donde la mano de obra es escasa y cara. Ahora bien, la ganadería exige menos mano de obra que la agricultura. La explotación neozelandesa es de tipo familiar y apenas emplea asalariados. El 60% de las explotaciones dedicadas a la producción de leche carece de trabajadores asalariados permanentes. La mitad de los ganaderos Son propietarios; y la otra mitad tiene en renta tierras que casi siempre pertenecen al Estado. El arrendamiento privado es raro. Agrupados en cooperativas, tienen más de espíritu empresario que campesino y no están vinculados a la tierra por ningún lazo sentimental. Había en 1970 8 millones de cabezas de ganado vacuno, de las que 2,3 millones son vacas lecheras. En el mismo año se tensaron 60 millones de lanares. En general, la oveja ocupa todas las regiones de colinas y es el ganado lanar el primer recurso económico de N. Z.

Gracias a esta enorme cabaña, el país tiene una producción considerable y ocupa en el comercio mundial una posición mucho más importante que la que cabría deducir de su población. Es el primer país del mundo exportador de mantequilla y el segundo exportador de queso después de Holanda; en cuanto a la lana, ocupa el tercer lugar después de Australia y Argentina. La exportación de carne pasa de 100.000 t.; y más de las tres quintas partes es carne de oveja.
La cabaña sigue creciendo, pero escasean las tierras. En algunos sectores parece incluso que las roturaciones se han extendido más de lo conveniente.

En consecuencia, el aumento de rendimientos es el único camino que queda abierto. El empleo de superfosfatos se está generalizando, pues los suelos neozelandeses son pobres en fósforo. La amenaza de la erosión se hace cada vez más grave, pero el Gobierno ha emprendido ya un gran esfuerzo para atajar este peligro. Otro problema son las plagas, como la de los conejos, y también la invasión de los pastos por plantas no aptas para la alimentación del ganado. Pero la amenaza más grave es la competencia europea de sus productos agrícolas, tras la entrada de Gran Bretaña en el Mercado Común. La pesca apenas tiene importancia (39.000 t. anuales); sus mares no ofrecen condiciones adecuadas para esta actividad, y el consumo de pescado en N. Z. es muy reducido. La pesca de ballenas no subsiste más que en el estrecho de Cook (de 100 a 120 ballenas capturadas anualmente). .

Aun cuando N. Z. sigue siendo un país esencialmente agrícola, la industria emplea en la actualidad mayor número de personas que la agricultura (más de 200.000). No hay carbón ni petróleo más que para cubrir el consumo interior. La plata, el hierro y otros minerales apenas se aprovechan. La producción de oro sólo subsiste en Otago, aunque en cantidades reducidas (1 t. anual). Sin embargo, la industria neozelandesa cuenta con un gran recurso: la energía hidroeléctrica. Actualmente se producen más de 7.000 millones de Kwh. La electricidad es muy barata y su empleo para usos industriales y domésticos es general. El único problema consistía en la irregularidad de los ríos de la isla Norte, la más poblada, pero este inconveniente desapareció al establecerse la conexión con la isla Sur por el estrecho de Cook. Las industrias más importantes son las derivadas de la agricultura y de la ganadería (productos lácteos yconservas de carne). No obstante, el Gobierno está impulsando el desarrollo de las industrias manufactureras, construcciones mecánicas, industrias textiles y fabricación de calzado.

El problema del transporte ha sido de difícil solución en N. Z.; país muy accidentado, con una reducida población para una superficie igual a la de Gran Bretaña, el alargamiento de la red viaria hace difícil su mantenimiento. Los ferrocarriles, con 5.350 Km. de trazado, desempeñan un papel esencial, sobre todo para el transporte de los productos agrícolas hacia los puertos exportadores.

Las líneas suelen ser de vía estrecha y presentan un trazado sinuoso con fuertes pendientes. La red de carreteras asciende a 123.000 Km., y son utilizadas por' casi un millón de vehículos. La navegación de cabotaje se ve facilitada por lo recortado de las costas. Finalmente, las líneas aéreas (NAC, TEAL, PAA, BCPA y TAI) adquieren cada vez más importancia, poniendo en comunicación N. Z. con todo el mundo.

4. División político-administrativa. N. Z. se divide en 14 condados. A efectos estadísticos se distinguen las siguientes áreas, cuyas capitales y los habitantes de éstas son los siguientes: en la isla Norte, Northland (Whangarei, 32.600), Central Auckland (Auckland, 603.500), South Auckland-Bay of Plenty (Hamilton, 71.900), East Coast (Gisborne, 29.500), Taranaki (New Plymouth, 36.700), Hawke's Bay (Napier, 41.500) y Wellington (Wellington, la capital delpaís, 179.300); en la isla Sur, Marlborough (Blenheim, 13.950), Nelson (Nelson, 28.700), Westland (Hokitika, 3.310), Canterbury (Christchurch, 260.200),Otago (Drunedin, 110.100) y Southland (Invercargill, 49.300).

J. ESTÉBANEZ ALVAREZ.BIBL.: P. PRIVAT-DESCHANEL, Oceanía. Regiones polares australes, en Geografía Universal, XIV, dir. V. DE LA BLANCHE, Barcelona 1957' A. MELÓN y RUIZ DE GORDEJUELA, Geografía de Australia y Nueva Zelanda, Barcelona 1933; V. S. BARNEs, The Modern Encyclopaedia of Australia and New Zealand, Sydney 1965; A. HUETZ DE LEMPS, Australia y Nueva Zelanda, trad. J. ORTEGA VALCÁRCEL, Bilbao 1970; H. J. BELSHAw, New Zealand, Berkeley 1947; K. B. CUMBERLAND y 1. W. Fox, New Zealand: a regional view, 2 ed. Londres 1963; K. W. ROBINSON, Australia, New Zealand and the Southwest Pacífic, 3 ed. Londres 1964; A. GUILCHER, L'Océanie, París 1969.

Realizado por:
Greiner A. Gonzalez R.
C.I: 18.771.466
seccion 1
http://www.canalsocial.net/Ger/ficha_GER.asp?id=6984&cat=geografia

Australia I.

Geografía. Categoria:
Geografía
1. Medio físico: a. Relieve. b. Clima. c. Vegetación y fauna. d. Hidrografía. 2. Población. 3. División regional. 4. Economía: a. Agricultura y ganadería. b. Industria. 5. División políticoadministrativa.

Es una gran isla situada en el Hemisferio Sur, entre los océanos Índico y Pacífico, generalmente considerada como un continente. Su extensión, de 7.686.849 Km2, según unas fuentes, y 7.682.300 Km2, según otras, queda muy lejos todavía del menor de los continentes, Europa, con 10 millones de Km2, pero es varias veces superior a la mayor de las islas conocidas. A. se encuentra prácticamente despoblada; sus 17 millones hab. (1993) dan la densidad más baja de los continentes, y para A. supone un índice ligeramente superior a 2 hab/Km2.

La peculiaridad geográfica de A. proviene de dos hechos: su situación en el Hemisferio Sur, y su configuración. A. se encuentra a caballo sobre el Trópico de Capricornio y se extiende hasta los 10° de latitud sur, de una parte, y hasta los 38° de otra. De Este a Oeste cubre más de 30° de longitud.

1. Medio físico. A. es un continente macizo, muy poco recortado. Geográficamente, su configuración se aproxima mucho a la de una figura con el máximo de superficie para un perímetro mínimo, o de línea de costa en este ceso. En Europa ningún punto se encuentra a más de 1,000 Km. del mar. El interior de A.

se halla a más de 1.500 Km. de la costa más cercana. Esto sucede también en otros continentes, pero su configuración topográfica favorece la penetración de las influencias marítimas hasta el interior de los mismos; sin embargo, en A., dada la circulación de las masas de aire en las bajas latitudes, las influencias oceánicas quedan limitadas a la costa y muy pocos kilómetros hacia el interior.

a) Relieve. De una forma esquemática, podrían dibujarse en A. una serie de círculos concéntricos en la que todos los caracteres geográficos, la población, la vegetación, el clima, la topografía, etc., se van degradando hacia el interior. A. es uno de los bloques más estables de la corteza terrestre, y en esto, como en el clima, recuerda al África sahariana. La mayor parte de A. no ha sido nunca recubierta por los mares, excepto en los bordes, y ello de una manera episódica, y en el tercio oriental del continente. A. se halla, pues, emergida desde los tiempos más remotos de la historia orogénica de la Tierra. Tampoco ha sufrido apenas los embates de los diferentes ciclos orogénicos que han estructurado el relieve terrestre. La única Cordillera australiana, la cordillera oriental, rebasa escasamente los 2.000 m. de altitud. Las formaciones sedimentarias del interior tienden a conservar la disposición horizontal de los estratos. El bloque australiano ha estado sometido ininterrumpidamente a la sucesión de los ciclos erosivos subaéreos, que han arrasado una y otra vez el continente. Ésta es otra particularidad de A., cuya altitud media, 210 m., es la más baja de todos los continentes: las tres quintas partes se encuentran a menos de 150 m. sobre el nivel del mar. A. aparece pues, como un inmenso navío anclado en los océanos australes. Por todo esto, las líneas generales del relieve son muy sencillas. Desde el punto de vista morfológico se distinguen tres grandes conjuntos regionales: las plataformas y penillanuras occidentales, la Cordillera oriental y la Depresión central.

Penillanuras occidentales. El escudo sobre el que se asientan es antiquísimo. Salvo en el reborde costero, los materiales que constituyen la mayor parte del mismo son precámbricos; es decir, anteriores a los primeros plegamientos conocidos de la corteza terrestre. Intercalados entre estos materiales tan antiguos afloran también grandes bloques de granito y de gneis. El bloque occidental de A. se encuentra casi intacto. Todo indica que las deformaciones, si se han producido, han sido de gran radio con muy poca repercusión sobre el relieve de conjunto. En cambio, parece comprobado que dicho bloque ha sufrido movimientos epirogénicos de ascenso y descenso, en ocasiones de varios cientos de metros, que han realzado y reducido el vigor del relieve, respecto de la Depresión central, de la que se hablará luego. Estos movimientos de ascenso y descenso son los que han reactivado las acciones erosivas, cuya impronta depende, sobre todo, de la naturaleza del sustrato rocoso. El último movimiento ascensional debió realizarse muy a finales del Terciario, ya en los albores del Cuaternario, y consistió en la elevación del bloque hasta su nivel actual, a unos 300 m. de altitud. Los macizos montañosos de esta parte de A., no son, pues, más que restos de antiguas cordilleras que, por razones litológicas, han soportado los embates de la erosión. Por eso no pueden señalarse alineaciones de cordilleras, sino simples macizos sin relación aparente de unos con otros. Al N, a lo largo de la costa NO, se encuentran tres de estos macizos separados por depresiones. El Arnhem Land o Tierra de Arnhem, entre el mar de Timor y el golfo de Carpentaria, no llega a los 800 m. de altitud. Es el bloque de menor significación morfológica. La baja latitud á que se encuentra, 12 a 15°, y, sobre todo su situación entre mares, permiten la existencia de multitud de pequeños ríos que han mordido los bordes del bloque, dejándolo reducido a una sucesión de interfluvios entre profundos cañones. Por el sur, el Catherine River y el Roper River, cuyas cabeceras casi se juntan, separan la Tierra de Arnhem del resto del escudo australiano.

Mucha mayor significación morfológica tiene el macizo de Kimberley, en la costa NO. El macizo queda individualizado por los ríos Ord al NE, Fitzroy al SO, y Curt Creek en los confines del desierto, que no es sino un cauce secó que se pierde en las rocas del interior. Los accidentes de estos ríos, especialmente los que corren al norte, han llevado sus cabezas muy al interior del macizo, de manera que éste da una línea discontinua de crestas, dirigida de NO a SE, que forman los King Leopold Range y culminan en el monte Ord de 938 m. En realidad, esta alineación montañosa no es otra cosa que el frente abrupto del macizo estructuralmente disimétrico, que mira hacia el S. Del lado de la costa el levantamiento reciente del escudo australiano ha reactivado la erosión produciendo una serie de entalladuras perpendiculares al litoral, cuya génesis parece estar relacionada con las líneas generales de la estructura precámbrica. Entre la Tierra de Arnhem y el macizo de Kimberley se abre la depresión del Victoria River, que aboca al golfo de José Bonaparte. Finalmente, el macizo de A. occidental es el más extenso y elevado, entre los citados anteriormente. De N a S cubre más de 600 Km., y otros tantos de O a E. El accidente topográfico más notable lo constituyen la sucesión de valles fluviales, sensiblemente paralelos de dirección SENO que, como en el caso del macizo de Kimberley, siguen las líneas fundamentales de la estructura precámbrica. De N a S se suceden el Oakover River, el Fortescue River, el Ashburton River, el Lyons River, etcétera. Más que por su importancia hidrológica, todos estos ríos interesan porque permiten reconstruir con cierta aproximación la evolución morfológica del occidente australiano. Se trata de ríos seniles, de escasísima pendiente y amplio cauce semivacío, que al llegar a la costa se vuelcan en rápidos y torrenteras y labran profundas entalladuras en el reborde del zócalo. Todo ello acusa el reciente levantamiento del escudo.

El relieve aparece constituido por crestones resistentes a la acción erosiva. Por todas partes predominan los vestigios de las superficies de arrasamiento que se han sucedido desde la Era Primaria. Al norte, inmediatamente sobre el río Fortescue, se levanta el murallón del Hamersley Range con alturas superiores a 1.000 m.: monte Bruce, 1.224; monte Brackman, 1.114, y los Ophthalmia Range, algo más bajos. El resto de los accidentes morfológicos del macizo no son más que espolones resistentes a la erosión, que emergen sin ninguna continuidad sobre la superficie de arrasamiento: monte Augustus, 1.108; monte Gauld, 720; monte Essendon, 910, etc.

En pleno corazón del continente se levantan otros dos macizos, sensiblemente paralelos y dispuestos de NO a SE, separados por una depresión tectónica.

El más interesante es el situado al norte, que forma los Macdonnel Ranges, en los cuales cabe distinguir toda una serie de crestones paralelos de rocas duras, cada uno de los cuales da lugar a una pequeña cordillera: Stuart Bluff Range; Treur Range; Reinald Range; etc. La máxima altitud es el monte Zeil, a 1.510 m. El macizo del sur se descompone también en una sucesión de aristas resistentes: Petermann Range, Musgrave Range, Everard Range, etc. El punto más alto es el monte Woodroffe, a 1.515 m.

Entre los cuatro macizos fundamentales se extienden áreas deprimidas, enormemente secas, donde la morfologia reviste todos los caracteres del relieve desértico. Entre los macizos de Arnhem y Macdonnel se haya el desierto de Barkly; entre los macizos de Kimberley, el mismo Macdonnel y el occidental, el Gran Desierto de Arena y el pedregoso desierto de Gibson; finalmente, al sur de los dos últimos macizos se encuentra el Gran Desierto Victoria. En todos estos desiertos abundan profusamente los lagos salados: Mackay, Macdonnel, Hopkings, Amadeus, al pie de los macizos centrales; Carnegie Disappointment, Dora, al pie de los macizos occidentales. Al sur de los últimos macizos, entre la ciudad de Perth y la Gran Bahía Australiana, el escudo precámbrico aparece constituido por un bloque de granito sobre el que la superficie de erosión se conserva sin apenas deformaciones. Lo más notable de esta región es la abundancia de lagos salinos, por lo que también se la conoce como la Región de los Lagos. El origen de estos lagos no está suficientemente aclarado. Las escasas precipitaciones de la zona alejan toda posible interpretación de un origen actual. Para la mayoría de los morfólogos se trata de restos de una antigua red hidrográfica desarticulada durante el último arrasamiento de la penillanura. La fuerte evaporación produce el tapizado de los fondos lacustres con sedimentos finísimos que impermeabilizan el sudsuelo, impidiendo la escorrentía subcortical.

La Cordillera oriental. El extremo oriental de A. está festoneado por una alineación montañosa que bordea la costa desde la península de York hasta Tasmania. De N a S la montaña va ganando en altitud. Primeramente la cordillera se insinúa con elevaciones en torno a los 1.000 m. A partir de Brisbane hacia el sur la compacidad y elevación aumentan hasta constituir una verdadera cordillera que culmina en el monte Kosciusko, de 2.230 m. de altura. Aunque la elevación de la cordillera no es muy grande, su situación en la costa oriental condiciona multitud de hechos geográficos de las tierras interiores. La Cordillera Australiana dista mucho de ser una barrera continua. Ni siquiera tiene una denominación única. A veces se llama Cordillera divisoria, en ocasiones Alpes australianos y Montañas Azules, etc. Una ojeada de conjunto al continente australiano y a las islas próximas del norte, sugiere una relación estructural entre la Cordillera Australiana y las cadenas que a través de Nueva Guinea y Borneo enlazan con los ejes asiáticos del plegamiento alpino. Pero la realidad es mucho más complicada. El arco australiano, como estructuralmente se denomina a esta cordillera, es el más occidental de los arcos del Pacífico, perceptibles unas veces en las orlas de archipiélagos, incluida Nueva Zelanda, y detectables otras en las fosas submarinas. La historia geológica de la Cordillera Australiana tiene episodios, cuya explicación se encuentra a muchos miles de kilómetros del continente. Todos los materiales que constituyen la cordillera son primarios o precámbricos, excepto una pequeña orla litoral en la que se disponen caóticamente terrenos mesozoicos. El eje de la cordillera es el gneis y pertenece a fases orogénicas muy dispares. En el extremo norte son frecuentes las extrusiones volcánicas. Todo este edificio estructural fue arrasado por las sucesivas penillanuras que se inscribieron en el viejo bloque cortical australiano. La misma fase orogénica que elevó unos 300 m. el bloque occidental levantó también los bloques orientales hasta más de 2.000 m. Los viejos materiales se fragmentaron en bloques, dando enormes escarpes de falla, horst y fosas tectónicas, que constituyen una de las originalidades morfológicas de la cordillera. Muchas de las antiguas líneas de fractura de dirección NOSE se rejuvenecieron al tiempo que surgían otras nuevas sensiblemente perpendiculares a las anteriores. La Cordillera Australiana se descompone así en un laberinto de bloques y fosas de direcciones contrapuestas, que hacen de la misma una alineación discontinua y abrupta tal como se ha explicado antes.

Depresión central. La tercera gran unidad del relieve australiano es la Depresión central, conocida también como Gran Cuenca Artesiana y cuenca del lago Eyre. Sin embargo, el nombre de Depresión central le conviene mejor, ya que en la misma se incluyen dos mitades diferentes: la cuenca Artesiana propiamente dicha y la cuenca del río DarlingMurray. Desde el golfo de Carpentaria al N, hasta la Gran Bahía Australiana al S, dejando al E la Gran Cordillera y al O el escudo australiano, se extiende una zona deprimida cuya altitud media es inferior a 100 m. y en ocasiones como en el lago Eyre, desciende por debajo del nivel del mar. Se trata de una depresión estructural, que ha venido funcionando a modo de geosinclinal desde el cámbrico. Pero los materiales, que actualmente colmatan la fosa, son en su mayor parte mesozoicos y terciarios. Durante el cretáceo, posiblemente en una transgresión del mismo signo que la cenomanense europea, las aguas de los mares epicontinentales de Insulindia penetraron por la escotadura del golfo de Carpentaria, colmatando la cuenca de Eyre y parte de la del Darling. Los movimientos ascensionales que se inician en el Terciario desaguaron la Cuenca Artesiana, iniciándose una evolución morfológica de tipo lacustre que todavía no ha concluido. Mientras la parte septentrional de la Depresión central emergía, se producía un movimiento inverso en la actual cuenca del Murray, colmatada por sedimentos marítimos del plioceno y aportes continentales recientes. Son estas diferencias, en cuanto a la génesis y evolución de la Depresión central, las que explican, juntamente con el clima, la diversidad morfológica.

Como se ha dicho, en la Depresión Central australiana cabe distinguir dos grandes unidades: la cuenca del Eyre y la del DarlingMurray, más una tercera en las costas del golfo de Carpentaria. Esta última es una región recorrida por multitud de pequeños ríos de régimen subtropical, que surcan la llanura en un haz de avenamientos muy poco jerarquizados. El más importante es el Flinders, que se prolonga unos 300 Km. hacia el interior. La cuenca del Eyre plantea uno de los casos más interesantes de morfología árida. Es una cuenca endorreica, salpicada de lagos salinos, el más importante de los cuales es el de Eyre, cuyas aguas se encuentran a 11 m. por debajo del nivel del mar. El origen del lago se desconoce, aunque parece estar en relación con los últimos episodios de la evolución morfológicoestructural de la cuenca. Se trataría, pues, de aguas residuales que quedaron retenidas durante el levantamiento del sustrato, a finales del Terciario. El drenaje hacia el lago se hace de una manera irregular por cauces que sólo funcionan espasmódicamente y cambian de emplazamiento de una vez para otra. Predominan en toda la zona los grandes llanos de suelo salino apelmazado, separados por líneas de dunas de 10 a 15 m. de altura y más de 100 Km. de longitud entre las que se abren los valles citados. Más al sur, la cuenca del DarlingMurray tiene una forma sensiblemente rectangular entre la Cordillera Australiana al NE, SE y S, y la alineación discontinua de los Flinders, Moine Barrier y Grey Range al NO.

A. es un continente macizo. Para una superficie de 7,7 millones de Km2 tiene un desarrollo de costas de 15.000 Km., la más baja proporción de costa por kilómetro cuadrado de superficie de todo el mundo. La estructura del continente explica los diferentes tipos de costas y sus accidentes. Al N, el accidente más notable es el golfo de Carpentaria, flanqueado al E por la península del cabo York, verdadera punta de lanza que se adentra 600 Km. en el mar, y por la fierra de Arnhem, al O, un viejo macizo, del que ya se ha hablado, profundamente dentellado y recortado en penínsulas e islas: isla de Groote Eylandt, península de Cobourg, islas de Bathurst y Melville, etc. Más al sur, las costas del macizo de Kimberley son abruptas y recortadas con profundos estuarios, como el de King Sound.

Entre la Tierra de Arnhem y el macizo de Kimberley se abre el golfo de José Bonaparte, coincidiendo con una depresión estructural y morfológica. Lo mismo sucede entre este último macizo y el de Hamersley. El Gran Desierto de Arena llega hasta el mar, formando una costa uniforme y suavemente cóncava en la bahía de Eighty Mile, cuyo nombre alude precisamente a las características de su contorno. Al pie del macizo occidental, la existencia de una amplia llanura
marítima ha permitido el desarrollo de una costa baja y recortada, como resultado de una evolución morfológica muy reciente. El accidente más notable es la bahía de Shark y la serie de cordones e islas que la cierran. Todavía más al sur, el litoral correspondiente al bloque granítico del sudoeste australiano es abrupto y rectilíneo, con algunos accidentes locales como la bahía de Perth. Al sur de esta ciudad el litoral dobla hacia el este en el promontorio de Frecinet, uno de los vértices continentales de A.

La costa meridional australiana es también muy pobre en accidentes. La Gran Bahía Australiana forma un seno de más de 1.000 Km. de longitud en la costa del Gran Desierto Victoria. El arco de costa es tan suave que resulta impropio hablar de bahía. Pero en la zona oriental del arco se han producido dos profundas entalladuras, de manera que el mar penetra muy al interior del continente. Son los golfos de Spencer y San Vicente, separados por la península de York y flanqueados, de la otra parte, por la península de Eyre y la isla Kanguroo. A partir de aquí hasta Sydney, la costa aparece muy accidentada por entrantes y salientes que han contribuido de manera decisiva al poblamiento de estas regiones meridionales de A. La bahía de Melbourne es buen ejemplo de ello. Hacia el norte, la costa correspondiente a la Cordillera Australiana, es abrupta y recortada, como consecuencia de la multitud de pequeños bloques hundidos y levantados, en que se resuelve la complicada estructura de la montaña, y de la acción erosiva de los cortos y caudalosos ríos que la surcan. Al norte de Brisbane, algunos pequeños entrantes y salientes e islas como la de Fraser no logran hacer desaparecer la impresión de costa rectilínea. El accidente más notable de este último tramo de costa es la Gran Barrera de Arrecifes Coralinos, que a lo largo de 2.000 Km, con una anchura de 100 a 300 Km., supone un obstáculo para la navegación de la zona. La Barrera Coralina se apoya en un bloque del zócalo antiguo, hundido a más de 100 m. de profundidad, que ha experimentado también movimientos de ascenso y descenso, según se desprende del estudio de los restos de coral.

b) Clima. El clima australiano aparece marcado por el signo de la aridez. Situada A. en medio de la zona tropical y no ofreciendo altitudes capaces de modificar sensiblemente las temperaturas, éstas cuentan muy poco en la caracterización climática regional del continente. La intensidad de las lluvias y el régimen de las mismas sirven para matizar las diferencias climáticas. A la latitud en que se encuentra A., la circulación general de la atmósfera es del este y del sudoeste. Son vientos húmedos procedentes del Pacífico Sur, que descargan su humedad contra las primeras alineaciones de la cordillera litoral, que recibe así más de 1.500 mm. de lluvia por año. Pero el régimen pluviométrico de los extremos oeste y sur de la cordillera no es el mismo. Desde Brisbane hasta la península de York reina un régimen pluviométrieo de tipo tropical, con un máximo durante el verano o dos máximos secundarios coincidentes con los pasos del sol sobre el cenit. A medida que se avanza hacia el norte al régimen pluviométrieo tropical se añaden aspectos que indican las proximidades del Ecuador. Esto se traduce en un incremento de las precipitaciones según se avanza hacia el norte. Brisbane recibe 1.370 mm. de lluvia anual (máximo y mínimo en febrero y septiembre), coincidiendo con el verano y el invierno austral respectivamente; MacKay, 1.910 mm.; cabo York, 2.008 mm.

Al sur de Brisbane, el régimen pluviométrico es algo distinto. Durante el verano, las altas presiones tropicales descienden muy al sur, hasta situarse sobre la costa meridional australiana. Las lluvias llegan entonces con dificultad a esta parte del continente. En cambio, durante el invierno sucede lo contrario. Las altas presiones se encuentran desplomadas sobre el centro del continente y son entonces los vientos del oeste los que producen lluvias en las regiones más meridionales de A. Port Macquarie recibe 1.530 mm., Sydney, 1.230 mm. (máximo en abril, en pleno otoño); y rápidamente se pasa a los 650 mm. de Melbourne, en un régimen típico de zona templada. Toda la periferia australiana, excepto la fachada occidental del continente y el seno de la Gran Bahía Australiana, recibe lluvias superiores a los 1.500 mm. Hacia el interior las lluvias decrecen rápidamente, de manera que las isoyetas dibujan círculos sensiblemente concéntricos hasta el lago Eyre, donde caen menos de 100 mm. anuales. Port Darwin en la Tierra de Arnhem recibe 1.580 mm.; Newcastle Waters, al sur de la anterior, en los límites del desierto, 490 mm.; Alice Springs, sobre el macizo de los Macdonnel, 270 mm.; Charlotte Waters, en los confines de la
cuenca de Eyre, 140 mm.; Port Augusta, en el interior de la bahía de Spencer, 240 mm. Un corte de E a O revela el mismo fenómeno. Bourke, en la cuenca del Darling, a espaldas de la Cordillera Litoral, recibe 340 mm. En la vertiente marítima caen más de 1.500 mm. Perth, en la costa occidental, a una altitud semejante a la de Sydney, no recibe más que 850 mm.; y Geraldton, algo más al norte, 450 mm.

Las temperaturas son en todas partes templadas o cálidas. Ningún punto de A. registra temperaturas medias anuales inferiores a 12°. Las más elevadas se dan en la región árida del O y en el N. Derby, inmediatamente al sur del macizo de Kimberley, 27,4°; Wyndham, al norte del mismo macizo, 29,4; Halls Creek, 25,1; Port Darwin, en la Tierra de Arnhem, 27,3. A medida que se avanza hacia el S, las temperaturas medias decrecen por efecto de la latitud: Alice Springs, 23,3°; Port Augusta, 19,4; Brisbane, en la costa oriental, 20,5; Sydney, 17,3; Melbourne, 14,6. Las diferencias estacionales son todavía más notables. Las amplitudes crecen rápidamente de N a S. En Darwin, la diferencia entre el mes más cálido y el más frío es de 3,8°; solamente de 3,1 en Geraldton; 11,5 en Perth. En la costa oriental la acción de los vientos oceánicos tiende a dar uniformidad a las temperaturas. Las máximas amplitudes se observan en el interior, donde a la continentalidad se añade la aridez, para dar temperaturas de invierno y verano muy contrastadas: Alice Springs, 19,8°; Bourke, 18,2. Las temperaturas máximas son altas. En las zonas litorales rara vez pasan de 36°, pero en el interior son frecuentes temperaturas medias máximas de hasta 46°. En cambio, las mínimas nunca descienden por debajo de 0°, salvo en lugares situados en la costa oriental a más de 1.000 m. de altura.

c) Vegetación y fauna. La sequedad del clima australiano condiciona la repoblación del tapiz vegetal. La mayor parte de A. aparece desnuda o recubierta por formaciones de vegetación esteparia. Pero lo interesante no es la exigüidad de la cobertera vegetal, sino las especies que la forman. Las cuatro quintas partes de las especies vegetales conocidas en A. son endémicas del país. A finales del triásico, o tal vez antes, quedó interrumpido el paso del estrecho de Torres, que unía a A. y Nueva Guinea. A partir de entonces, la evolución de la flora y fauna australiana siguieron líneas filogenéticas diferentes a las del resto del mundo. En A. se encuentran algunas de las especies vegetales y animales más antiguas existentes en la Tierra. La estabilidad del bloque cortical australiano ha permitido la supervivencia de especies animales antiquísimas, que en Asia o en Europa sólo se conocen en formas fósiles de mediados del periodo mesozoico. Otras, como el ornitorrinco y el canguro, constituyen eslabones preciosísimos en la evolución genética de las especies.

El número de especies animales autóctonos que se conservan es muy pequeño. La colonización de A. ha impuesto poco a poco la fauna europea, que está marginando a la del país.
Con la vegetación sucede lo mismo. Las especies arbóreas típicamente australianas son los eucaliptos (Eucaliptus Speneceriana, E. Corimbosa, E. peniculata, E. Dumosa, E. Marginata, etc.) y las acacias (Acacia Aneuca, A. Arpephylla, etc.). La distribución de la cobertera vegetal viene dada por la intensidad de las precipitaciones y por la amplitud de las oscilaciones térmicas. Conjugando ambos factores, se tiene el siguiente mosaico de tipos de vegetación: al norte, desde el macizo de Kimberley hasta la península del cabo York, se extiende una franja de vegetación arbórea abierta, constituida fundamentalmente por eucaliptus no maderables y algunas especies oriundas de las islas del norte. En los lugares en que se reciben lluvias superiores a los 2.000 mm., el bosque es denso y cerrado. En toda la costa oriental de A., que goza de precipitaciones elevadas, domina el bosque denso.

Entre los 20 y los 100 de latitud S, a lo largo de la costa Townsville hasta casi el extremo de la península de York, crece también un denso bosque ecuatorial constituido por especies oriundas de las islas próximas. Donde la intensidad de las precipitaciones disminuye, el bosque de tipo ecuatorial deja paso a otro formado por eucaliptos maderables, algunos de los cuales alcanzan 100 m. de altura. Hasta la latitud de Brisbane continúan las mismas formaciones, que se presentan más o menos densas a tenor de los cambios edáficos y pluviométricos. En cuanto se abandona la línea de la costa, el bosque se hace cada vez más claro, los árboles son más pequeños y otras especies menores anuncian ya las formaciones esteparias del interior. Desde Brisbane hasta el sur, la antigua vegetación de eucaliptos ha dado paso, en la línea de costa, a una vegetación mixta compuesta de plantas autóctonas y otras originarias de Europa. En la montaña se conservan varios manchones residuales de bosque.

El resto se ha convertido en pastizales para el ganado vacuno. Una vegetación semejante se extiende por la costa sudoeste, al norte de Perth.

En cuanto se abandona la orla costera, la vegetación se degrada probablemente de acuerdo con la disminución de las precipitaciones. A espaldas de la Cordillera Australiana, en el piedemonte interno de la misma, sobre una buena parte de la Gran Cuenca Artesiana y la del Darling, predomina un tipo de vegetación herbácea que sirve de alimento a los grandes rebaños de ovejas. Al norte crece una pradera de gramíneas y leguminosas herbáceas, conocida como mitohell grass o hierba mitohell, en cuya composición entran predominantemente especies de los géneros Astrebla e Iseilema. Al sur, sobre la cuenca del Darling, en la vecindad del lago Eyre, donde las precipitaciones no superan los 250 mm. anuales y el verano es muy seco, crece también una pradera de hierbas bajas, preferentemente holofitas, que forman un tapiz ralo y con enormes calveros. Esta formación se conoce con el nombre de saltbush y en su composición entran por igual plantas de los géneros Kochia, Atriplex y Stipa. La parte central del desierto australiano carece casi por completo de vegetación. Pero allí donde ocasionalmente se encuentra humedad crecen plantas de los géneros Senedio, Brachycomio y Friodia y algunos eucaliptos y acacias enanos y quebradizos. Al oeste de los desiertos centrales, próxima ya la costa occidental, se encuentran de N a S tres zonas de vegetación típica. La más septentrional, con precipitaciones de 250 a 500 mm., aparece recubierta por una formación abierta de acacias enanas llamada mulga, denominación ésta que sirve también para designar todas las formaciones similares del continente, aunque sean de acacias o mixtas de eucaliptos y acacias. Inmediatamente al sur de la línea del Trópico, con precipitaciones de escasamente 200 mm., la vegetación se halla constituida por acacias raquíticas, hierbas y arbustos de poco porte, a cuyo conjunto se le da el nombre de mulga árida. Finalmente, al sur de las anteriores, sobre el macizo granítico del ángulo sur del escudo australiano, la formación de eucaliptos se hace más densa, dando un bosque cerrado que se denomina malley, sobre la que se están llevando a cabo intensas talas con objeto de conquistar nuevas tierras de cultivo.d) Hidrografía. Las condiciones climáticas y topográficas hacen que A. no sea un continente de grandes ríos. Solamente hay un río verdaderamente importante por su longitud y caudal, el Murray y su afluente el Darling, con una longitud de 3.400 Km. y un caudal, en la desembocadura, de 1.800 m3/seg. Pero la red hidrográfica' australiana es muy densa, sobre todo en la costa oriental, donde una multitud de pequeños ríos descienden desde las cimas de la cordillera hasta el Pacífico. Estos ríos son caudalosos, a menudo torrenciales, y su régimen varía con muy pocas horas de intervalo. Todo ello se traduce en una fuerte irregularidad interanual y estacional, incluso para los ríos que se encuentran en plena zona tropical húmeda.

El Mackenzie, cuyo caudal ordinario es de 600 m3/seg. en la desembocadura, junto a Rockhampton, acusa riadas de hasta 21.000 m3/seg.; el Brisbane, en la ciudad del mismo nombre, ha llevado 10.000. Casi todos los ríos de Nueva Gales del Sur conocen avenidas que multiplican 15 ó 20 veces su módulo ordinario, aunque se trate de afluentes de la cuenca del Murray.

2. Población. Al describir el relieve australiano se ha podido notar cómo la mayoría de los accidentes del terreno tienen nombres propios de persona.

Los mismos nombres de ciudades se repiten por todo el país. Muchos accidentes geográficos se designan por términos aumentativos: Gran Cordillera, Gran Desierto, Gran Bahía, etc. Y es que A. es un continente mucho más nuevo que América. Nuevo no sólo por su reciente incorporación al mundo conocido, sino porque antes de la llegada de los primeros colonizadores, las poblaciones aborígenes se hallaban en un estado cultural equivalente a la Edad de Piedra de las civilizaciones superiores euroasiáticas (v. III y IV).

La configuración del continente y la aridez riel clima australiano fueron factores que alejaron de aquellas costas a los navegantes de los mares australes. Durante los últimos años del s. XV y a lo largo del XVI y XVII, los exploradores portugueses, españoles, holandeses e ingleses recorrieron con mayor o menor fortuna los mares australianos. Hasta 1644 en que Tasman terminó sus viajes de exploración, no quedó completada la circunnavegación del continente australiano. La costa oriental fue minuciosamente explorada por el inglés J. Cook (v.), en el último tercio del s. XVIII.

Los primeros europeos que se instalaron en A. fueron 770 presidiarios y 250 marinos que en 1788 desembarcaron en las cercanías de Sydney. Sucesivas oleadas de emigrantes, entre ellos los del famoso motín de la Bounty, fueron llegando a A. en los años siguientes. La población australiana de origen europeo era, en 1810, de 12.000 hab.; 37.000 en 1821, de los cuales una décima parte eran gentes libres o nacidas en el continente. En 1797 se introdujeron los primeros rebaños de carneros y se inició la búsqueda de rutas de penetración hacia el interior. Al mismo tiempo, por desavenencias surgidas entre los primeros colonos y los recién llegados, a la par que por intereses similares, se levantaron ciudades en lugares muy alejados de los primitivos asentamientos.

En 1803, se colonizó Tasmania (v.), y entre 1828 y 1836 se realizaron las primeras exploraciones del flanco interior de la Cordillera Australiana. La colonización de la parte occidental del continente no comenzó hasta mediados del s. XIX. La marcha de las exploraciones estuvo guiada por los intereses que producían los descubrimientos de metales preciosos. Durante muchos años, las regiones australianas tuvieron un poblamiento de aluvión. Ingentes masas de buscadores de fortuna se trasladaban de una parte a otra, según llegaban las noticias de los descubrimientos de oro. Entre 1851 y 1860 fueron hallados grandes yacimientos de este metal precioso en Nueva Gales del Sur, cerca de Sydney, y Victoria, a los que más tarde siguieron los de A. occidental. En 1990-93 el coeficiente de crecimiento anual de la población australiana era del 1,3%. En 1993 la tasa de natalidad era del 15%o y la de mortalidad del 7%o; la de mortalidad infantil era del 9%o; la esperanza de vida al nacer, de 77 años. Estas referencias estadísticas muestran grandes diferencias demográficas de A. respecto de los países vecinos. El 65% de la población australiana vive en las ciudades de la periferia del continente. Si en los s. XVIII y XIX hubo un proceso de colonización interior, después de la II Guerra mundial el proceso se ha invertido. El interior se despuebla, mientras crece la población de las ciudades costeras. A la tradicional inmigración de origen europeo, en la segunda mitad del s. XX ha seguido una fuerte corriente inmigratoria procedente de Filipinas y otros países del sudeste asiático. En 1900 A. tenía 3.765.000 hab., siete millones al comienzo de la II Guerra Mundial, 10.418.76l en 196l y 17,5 millones a finales del s. XX.

3. División regional. Los descubrimientos de oro atrajeron grandes cantidades de emigrantes. En 186l, A. contaba ya con 1.100.000 hab., que procedían en su mayor parte de Europa y de las regiones mineras del Oeste americano. A medida que se poblaba el continente se sentaban las bases de los distintos Estados, que con el tiempo se convirtieron en la actual federación australiana. A. Occidental se fundó en 1828; A. Meridional, en 1834; el Estado de Victoria, en 1837; y Queensland, en 1852. El Territorio del Norte perteneció hasta 1911 a Nueva Gales del Sur, fundada como primera colonia australiana en 1788. Cada territorio mantenía sus propias relaciones con la Corona británica, sin que existiera entre ellos ninguna vinculación política, si bien no había mayores dificultades para la práctica del comercio, y eran frecuentísimos los desplazamientos de población. En 1901, tras más de medio siglo de gestiones infructuosas, se formó la Federación Australiana o Commonwealth Australiana, dentro de la Commonwealth Británica, integrada por siete Estados, más un Territorio federal: Queensland (v.), Nueva Gales del Sur (v.), Victoria (v.), Tasmania (v.), Territorio del Norte, A. Meridional y A. Occidental. La capital federal es Canberra, con 300.000 hab. (1993).

Australia Occidental, con 2.525.500 Km2, es el más extenso de los Estados australianos. Su población es de 1,7 millones hab. (1993), de los cuales dos tercios viven en Perth, la capital del Estado y la única ciudad importante de esta parte de A.; la densidad del territorio es tan sólo de 0,6 hab/Km2. Pero teniendo en cuenta únicamente la superficie de los territorios con poblamiento estable, la densidad sube a 3 hab/Km2. La región más poblada de A. Occidental es el Swanland o Tierra del Sudoeste. Las precipitaciones varían aquí entre 600 y 1.000 mm. anuales, lo cual permite el desarrollo de una importante actividad ganadera basada en la cría de bóvidos y carneros y de una agricultura predominantemente de tipo mediterráneo.

A finales del s. XIX A. Occidental cobró merecida fama de país rico en oro. El Oeste australiano conoció las mismas avalanchas de buscadores de oro que el Oeste americano. Los yacimientos del macizo Kimberley comenzaron a explotarse en 1886; un año más tarde se descubrieron los de Southern Cross, al este de Perth, y poco después los de Big Bell, Leonora y sobre todo el riquísimo de Kalgoorlie-Coolgardie, donde el oro afloraba en filones de gran pureza,
recogiéndose el precioso metal, en los primeros días del descubrimiento, con pico y pala. Todos estos yacimientos siguen explotándose, pero sus rendimientos han descendido bastante. La colonización de las zonas interiores se explica únicamente por las minas. Para llevar agua al desierto se construyó un acueducto de más de 500 Km., que traslada el agua desde las cercanías de Perth hasta los campos auríferos. Al modernizarse las técnicas de extracción del oro, buena parte del agua se utiliza para el riego de cultivos pratenses y de consumo humano.

El Territorio del Norte cuenta con 1.347.519 Km2 de clima desértico en sus nueve décimas partes. La población no llegaba a 200.000 hab. en 1993, lo cual arroja una densidad ligeramente superior al 0,1 hab/Km2. El territorio nació como Estado federal en 1911, ya que hasta entonces se administraba desde A. Meridional y Nueva Gales del Sur. En 1928, se subdividió en A. Septentrional y A. Central, pero en 1933 volvió a constituirse de nuevo como un solo Estado. La aridez y, sobre todo, el desconocimiento de la existencia de recursos minerales, han sido la causa de la poca atracción que el Territorio del Norte ha ejercido sobre el poblamiento australiano. La capital es Darwin (80.000 hab. en 1993), situada en la costa noroeste de la Tierra de Arnhem, sobre una profunda escotadura litoral protegida por la isla de BathurstMelville. Ésta es la única parte con poblamiento hasta cierto punto denso (menos de 17 hab/Km2) con relación al resto del territorio. El clima sensiblemente lluvioso ofrece buenas posibilidades agrícolas. La ganadería apenas se ha desarrollado, y por todas partes domina la formación de malle y de eucaliptos enanos al sur, donde se entra en el corazón del desierto australiano. Ocasionalmente, allí donde se encuentran manantiales de aguas dulces, ha surgido una incipiente vida urbana, sobre todo en el macizo de los Macdonnel. La ciudad más importante es Alice Springs, casi en la misma línea del Trópico, cuya existencia se justifica por ser un jalón en la recta que desde el lago Eyre lleva hasta las costas del norte. El ferrocarril llegó a Alice Springs en 1927, época en que alcanzó su máxima importancia. Luego las comunicaciones aéreas han disminuido el papel de la ciudad. Las aguas subterráneas y las lluvias de verano permiten el crecimiento de pastos y la existencia de una agricultura de subsistencia en las cercanías de las ciudades, ninguna de las cuales llegaba a 10.000 hab. en 1993. Fuera de estos pequeños oasis, el resto del territorio se compone de roquedales de cuarcita, lagos salados y una formación vegetal de temporada, que crece con las lluvias, el Spinifex, una herbácea de alto porte y hojas punzantes propias de los desiertos australianos.

Al sur del Territorio del Norte se encuentra A. Meridional, con 1.500.000 hab. en 1993 sobre 984.000 Km2 (densidad: 1,5 hab/Km2). La capital es Adelaida (v.) con algo más de un millón hab. La delimitación política del territorio no ha tenido en cuenta las particularidades geográficas. A. Meridional es un mosaico de grandes y diversas regiones naturales. El norte del territorio es desértico, pero mientras la parte occidental pertenece al viejo escudo australiano, la oriental es ya cuenca del lago Eyre. A su vez, el extremo sudoriental se halla accidentado por la cordillera de los Flinders y sus ramificaciones meridionales sobre la Gran Bahía Australiana una de las zonas económicamente más activas de A.

La cordillera de los Flinders es, como la mayoría de las montañas australianas, un bloque muy antiguo levantado tal vez durante el plioceno. Este levantamiento produjo la ruptura del sustrato rocoso dando una serie de bloques que, hacia la cuenca del Murray, descienden escalonadamente desde una altura de 900 m. (montes Freeling, 951 m.) y hacia el oeste forman un dorso relativamente suave desde el que se domina la depresión de los lagos meridionales:

Torrens, Gairdner, etc. En el extremo norte del golfo de Spencer, los Flinders se desdoblan en dos ramas: una sigue la dirección EO, formando los Gawler Ranges; otra se dirige hacia el SO, hasta Adelaida. En una región naturalmente seca, la alineación de los Flinders, enfrentada transversalmente a los vientos invernales del oeste, se beneficia de lluvias superiores a los 400 mm. anuales, con lo cual se crea un reducto de humedad, que ha sido la base de la prosperidad agrícola y ganadera de la zona, a la que se han añadido posteriormente el descubrimiento de yacimientos de hierro y metales no férreos. Desde la península de Eyre hasta Adelaida, a lo largo de las costas de los golfos de Spencer y San Vicente, se ha desarrollado la más moderna área industrial de A.

Sus yacimientos de hierro de los Gawler Ranges son de los mejores del mundo, en especial los de Iron Knob e Iron Monach. Al fondo del golfo de Spencer se creó una serie de complejos industriales que incluyen plantas de concentrado mineral, puertos mineros, factorías, etc. El gran problema que planteaba la falta de agua fue resuelto con la construcción de un acueducto que lleva el agua desde el Bajo Murray a más de 500 Km. de distancia de las explotaciones. El desarrollo industrial del tramo meridional de los Flinders ha hecho perder importancia económica a la región del lago Eyre. Este ocupa una depresión situada a 11 m. por debajo del nivel del mar, su emplazamiento y su configuración son variables, pues dependen de la abundancia de las lluvias y de la altura que alcancen las aguas subterráneas. La cuenca del Eyre tiene más de 1.300.000 Km2, pero hay ríos de hasta 900 Km. de longitud, como el Coopers, que son en realidad amplios wadis o en el mejor de los casos ramblas intermitentes. La evaporación es tan intensa que el suelo está formado por una capa de sol de varios centímetros de espesor extremadamente dura. En otros tiempos pastaban aquí grandes rebaños de carneros que aprovechaban una vegetación raquítica fuertemente halofita. Hoy, esta región ha sido prácticamente abandonada por el ganado.

4. Economía. A. ha sido tradicionalmente un país ganadero y agrícola, abastecedor de los mercados europeos de carne, lana y cereales, especialmente los del Reino Unido. La aridez del clima de la mayor parte de A. hace que solamente se cultive un 4,3% de la superficie (33,2 millones de Ha.). Las praderas cultivadas o semicultivadas ocupan 446,1 millones de Ha. (581). A. cuenta con una gran riqueza ganadera: 170 millones de ovinos y 25 millones de bóvidos en 1993 que la convierten en el primer país del mundo productor de lana, 560.000 t. en 1993 (equivalentes al 291 de la producción mundial) y en uno de los grandes exportadores de carne. A. fue durante mucho tiempo la «despensa» del Reino Unido con el que la unen lazos muy estrechos de todo tipo. País de la Commonwealth (v.) siguió el ritmo de las oscilaciones de la economía británica. Participó con gran esfuerzo económico en las dos guerras mundiales y cuando Gran Bretaña devaluó la libra esterlina en 1967, A. se vio obligada a realizar profundos reajustes en su economía, tales como la sustitución de la libra australiana por el dólar australiano, equivalente entonces a 0,5 libras.

A partir de la I Guerra mundial, A. inició un proceso de despegue económico, haciéndose cada vez más independiente de los mercados europeos y buscando en los EE.UU., Extremo Oriente y el sudeste de Asia su propia área comercial. La campaña del Pacífico en la II Guerra mundial hizo que A. se convirtiese en trampolín para el abastecimiento de los ejércitos aliados que luchaban en la zona. Ello obligó a montar industrias de bienes de consumo de todas clases, metalurgia diferenciada, industrias pesadas, etc., y a intensificar la explotación de yacimientos minerales. Al mismo tiempo, la pérdida circunstancial de los mercados tradicionales obligó a diversificar la explotación agropecuaria en beneficio de cultivos industriales.

a) Agricultura y ganadería. A. es un gran productor de cereales y lana, pero la producción varía mucho de unos años a otros. Se practica el cultivo extensivo con rendimientos muy bajos por unidad de superficie: menos de 10 q/Ha. Ni siquiera se cultivan todas las tierras cada año. Depende de la coyuntura de los mercados internacionales. Como la cosecha australiana de cereales se coge en enero-febrero y se siembra hacia finales de junio julio, es posible prever la demanda de grano que habrá en los países consumidores del Hemisferio Norte, cuya recolección se efectúa mucho antes. En 1993, se produjeron en A. algo más de 10 millones de t. de trigo, duplicando la exportación en 25 años (4,4 millones de t. en 1966, 8,5 millones en 1991).
La creciente demanda mundial de productos alimenticios ha influido en la diversificación de la producción agraria australiana. Así, la vinculación de Cuba al área económica de los países del Este europeo, a partir de 1960, dejó abiertos amplios espacios a la competencia mundial de los países productores de azúcar. A. dobló su producción en menos de 10 años, alcanzando el primer puesto entre los países exportadores de azúcar en el área del dólar y de la libra esterlina: casi tres millones de t. en 1993. A. es el principal exportador de lana del mundo: 560.000 t. en 1993, más del 501 del comercio mundial. Los más importantes compradores de lana son, por este orden CEE, Japón y EE.UU. El comercio australiano de lana tropieza con la competencia de las lanas neozelandesas y con la invasión de fibras sintéticas. Así, las fluctuaciones del mercado son muy amplias. Por otra parte, las sequías ocasionan muchas pérdidas en el ganado y reducen el margen de beneficios. Pero estas fluctuaciones no afectan demasiado a la estructura económica del país, porque sólo el 5 % de la población se dedica a la agricultura. La industria y sobre todo las actividades del sector terciario ocupan a la mayor parte de la población.

b) Industria. El subsuelo de A. es enormemente rico y no se conocen aún todas sus posibilidades. Abundan los metales preciosos: oro, plata, diamantes y otros de utilidad creciente. Desde 1788 en que llegaron los primeros colonos europeos hasta 1851 el poblamiento fue lento, pero en esa fecha se descubrieron yacimientos de oro en Nueva Gales del Sur y en Victoria, que provocaron una gran afluencia de inmigrantes y el desplazamiento de grandes contingentes de agricultores hacia la minería. En Melbourne desembarcaron en 1852 siete veces más inmigrantes que en 1851. En 1852, se extrajeron más de 16 millones de libras esterlinas en oro de las minas de Victoria. Hacia 1860 había 50.000 hombres trabajando en las minas de oro. Aunque las explotaciones iniciales se encuentran prácticamente agotadas, los nuevos yacimientos descubiertos en A. Occidental y Queensland hacen de A. el cuarto país productor de oro del mundo, con más de 110.000 Kg. en 1993. La producción de plata en ese mismo año fue de 1.100 t. (9% de la producción mundial y 6.0 productor). Entre los metales no férreos, el cobre, el estaño y el aluminio tienen gran importancia: 39 millones de t. de bauxita en 1993 (primer país productor del mundo en ese año), 300.000 t. de cobre y 7.000 t. de estaño; 500.000 t. de plomo (primer país del mundo) en mineral, 800.000 t. de mineral de cinc (tercero del mundo) y 3.800 t. de uranio (cuarto del mundo).

Estos recursos minerales se explotaban hasta la II Guerra mundial por compañías de capital inglés que operaban desde Londres. La necesidad de atender a la demanda de material bélico hizo que los órganos de gestión se trasladasen a A. durante el transcurso de la guerra. Pero A. no ha conseguido crear una poderosa industria metalúrgica. El carbón se encuentra en abundancia, especialmente en Nueva Gales del Sur, en la cuenca de Newcastle, en torno a Sydney, cuyas reservas se calculan en 14.000 millones de t. en una extensión de 43.000 Km2. La producción de carbón ha ido en aumento: 1929, 10,5 millones de t.; 1955, 22,1 millones; 1993, 150 millones. La producción de petróleo ha crecido rápidamente: 1966, 400.000 t.; un año después, 1,1 millones; 1993, 30 millones.

Los yacimientos más importantes se encuentran en la cuenca del Moonie en las llanuras interiores de Queensland meridional. En cambio, escasea el hierro, cuya producción en 1966 fue de 7,3 millones de t. y de 7 millones en 1993. La mayor parte del mineral de hierro se exporta al Japón. En el país se producen 5 millones de t. de fundición y 6,2 millones de acero (1993). La industria metalúrgica se localiza preferentemente en la región sudoriental, en los Estados de Nueva Gales del Sur, Victoria y A. Meridional, y en la isla de Tasmania al sur de A., que encierra grandes yacimientos de minerales no férreos. SydneyRhodes, Port Hedland y Newcastle, Woodville y Port Pirie en Nueva Gales del Sur; Melbourne, en Victoria, y Adelaida, son centros siderúrgicos importantes.

La industria textil se ha desarrollado en poco tiempo. Sydney y Melbourne cuentan con las principales fábricas de tejidos. Se hila lana y también algodón, cada vez más cotizado en los mercados asiáticos. En 1993, los hilados de algodón sumaron 28.000 t. y 24.000 los de lana. Muy importante es también la industria química, especialmente la relacionada con la producción de fertilizantes, plásticos y caucho sintético. Para el escaso número de habitantes que la pueblan, A. cuenta con una importante industria automovilística: 350.000 vehículos a motor en 1993. La producción de energía eléctrica es de 135.000 millones de Kwh. (10% de origen hidrológico y el resto térmico). Las principales centrales térmicas se encuentran en los Estados de Victoria y Nueva Gales del Sur, y consumen lignito, cuya producción alcanzó más de 40 millones de t. (1993). El volumen del comercio internacional llega a alcanzar los 40.000 millones de dólares americanos en importaciones, y otro tanto en exportaciones. En 1993, el 57% de las exportaciones lo constituyeron: lana, cereales, carne y productos animales. La renta por habitante se cifra en 13.000 dólares americanos (1993).

5. División políticoadministrativa. A. se divide en seis Estados y dos Territorios (las capitales entre paréntesis, datos de 1993): Queensland (Brisbane, 1.300.000 hab.); Nueva Gales del Sur (Sydney, 3.600.000); Victoria (Melbourne, 3.100.000); Australia Meridional (Adelaida, 1.100.000); Australia Occidental (Perth, 1.200.000); Territorio de la capital australiana (Canberra, 300.000); Tasmania (Hobart, 200.000); Territorio del norte (Darwin, 75.000). No forman parte de la Federación, pero sí están dentro de la división políticoadministrativa australiana: las islas Norfolk, Aslunore, Cartier, Territorio de las Islas del Mar del Coral, Heard, McDonald, Cocos, Christmas; y el Territorio Antártico Australiano.

A. HIGUERAS ARNAL.

Realizado por:
Greiner A. Gonzalez R.
C.I: 18.771.466
seccion 1
http://www.canalsocial.net/ger/ficha_GER.asp?id=6233&cat=geografia

Oceanía

Geografía. Constitución geográfica. Descubrimiento. Superficie. Relieve. Hidrografía. Clima. Vegetación natural. Población. Regiones geográficas: Australasia, Melanesia, Micronesia, Polinesia

Oceanía: Características Geográficas Generales
Con el nombre de Oceanía se designa el conjunto de tierras situadas sobre el océano Pacifico

El Pacifico es el mayor de los océano. Ocupa una inmensa depresión de forma elíptica que cierran las costas de América, Asia y Australia. Cerca de 290 islas localizadas sobre el Pacifico son de origen coralino, lo que indica que el trabajo de los corales en esas aguas ha sido intenso.

• Constitución geográfica de Oceanía

Oceanía esta constituida por:
• Australasia: esta constituida por Australia, Tasmania y Nueva Zelanda.

• Melanesia: Esta formada por numerosas islas situadas al norte y noreste de Australia. Pertenecen Nueva guinea, Salomón, Nuevas Hebridas, Nueva Caledonia

• Micronesia: constituida por numerosas y pequeñas islas situadas al norte del Ecuador. Pertenecen Las marianas, islas Carolinas, Islas Palaos, Islas Marshall

• Polinesia: esta formada por innumerables islas extendidas desde las islas Fidji hasta la isla de Pascua. Pertenecen el archipiélago Hawai al norte del ecuador, al sur archipiélagos Fénix, Toquelau, Samoa, isla de pascua

• El descubrimiento de Oceanía

El Océano Pacifico fue atravesado en el siglo XVI por la expedición de Magallanes y Elcano. En este mismo siglo se descubrió Australia. Su nombre en honor a la Casa de Austria. El capitán James Cook tomó posesión de esta tierra en nombre de Inglaterra. Los primeros colonizadores de Australia fueron 800 penado y sus guardianas ingleses que fundaron el establecimiento de Port Jackson, del que se origino Sydney

Nueva Zelanda fue descubierta por Abel Tasman y James Cook exploró sus costas.

Inglaterra, Francia, Estado Unidos, fueron adueñándose de islas de menor superficie haciendo de ellas bases navales, estaciones de cable, puertos de escala.


El paisaje natural de Oceanía

• Situación geográfica. Superficie

Las tierras que forman Oceanía se encuentran localizadas entre los 30º Norte y los 55º Sur, lo que significa que parte está al norte del Ecuador y parte al Sur.

Oceanía tiene parte de su territorio en el Hemisferio Oriental y parte en el Hemisferio Occidental.

La superficie total se estima en 9 millones km2

• Relieve e hidrografía

Los montes más elevados de Oceanía se encuentran en Nueva Guinea. En Australia, se encuentra la cordillera Australiana donde nacen los ríos Murray y Darling.

En Hawai hay picos de mas de 4000 metros y mas de 40 volcanes, solo dos activos

• Clima y vegetación natural

Exceptuando Australia y Nueva Zelanda, todos los archipiélagos están localizados en el Zona Intertropical y tienen un mismo tipo de clima de alta y constante temperatura, abundante humedad y precipitaciones. Todas estas islas tienen una cubierta vegetal frondosisima, como bosques espesos

La población de Oceanía

• Cantidad. Distribución geográfica

En 1990 la población de Oceanía se estimó en 26 millones de habitantes. En 2000 la población se calculó en 30,6 millones, aumento de 4,6 millones. La población para el 2010 se estima en 34,3 millones.

La densidad también aumento de 2,8 habitantes/km2 a 3,4 habitantes/km2

La mayor parte de la población vive en Australia, Papua Nueva guinea y Nueva Zelanda que concentran el 92,1% de la población. El resto se distribuye en Melanesia, Micronesia y Polinesia
• Composición étnica

Oceanía esta poco poblada. Sus habitantes pertenecen a grupos raciales diferentes. Gran parte de la población de Australia y Nueva Zelanda es de origen europeo, en Hawai chinos y japoneses

La población nativa llamada por los europeos indígenas pertenece a dos grupos raciales principales: melanésicos y polinésicos. El grupo melanesico es el grupo negro. Entre los individuos mas atrasados son los pagues de Nueva Guinea

Los polinésicos son de color moreno, rasgos mas finos, bastantes parecidos a los indígenas americanos.

Organización Política de Oceanía

1. Países Independientes

• Australia y Nueva Zelanda países de mayor población, superficie y desarrollo económico y cultural

• 1960-1970 independencia de Samoa Occidental, Naurú, Fiji y Tonga

• 1970 surgieron como estados: Papua Nueva guinea, Salomón, Kiribati, Islas Marshall

• En la población Australia y Nueva Zelanda tienen mayoría de población descendiente d europeos, mientras que en los 12 países restantes la mayoría pertenece a grupos procedentes de otras islas oceánicas.

• En lo económico se presentan diferencias en el desarrollo económico, la industrialización y la creciente participación en los mercados intencionales de Australia y Nueva Zelanda y la muy limitada economía de los otros países independientes

2. Dependencias.

• Australia administra: Isla de Norflock, Islas de Christmas, Islas de Cocos

• Nueva Zelanda administra: Islas Cook e Islas Tokelau

• Gran Bretaña administra: Isla Pitcairn

• Estados Unidos: Isla Guam, Samoa Americana, Islas Hawai, Midway, Wake

• Francia: Nueva Caledonia, Islas Wallis y La Polinesia Francesa.

LAS GRANDES REGIONES GEOGRAFICAS DE OCEANIA

Las grandes regiones son: Australasia, Melanesia, Micronesia, Polinesia.

• Australasia:

Con este nombre se designa el conjunto de tierras formado por Australia, Tasmania y Nueva Zelanda.

• Australia: Australia es un verdadero continente. Su superficie es de 7, 635,384 km2.

Esta situada entre los océanos Pacifico e Indico y entre los 10º y 40º Latitud Sur. Australia es una masa terrestre de contornos macizos. Solo dos grandes golfos encontramos en su contorno: al norte el golfo de Carpentaria y al Sur gran bahía Australiana. En el litoral norte sobresale la península de Cork y en el litoral sur el estrecho de Bass, que separa a Australia de Tasmania.

El relieve australiano es sencillo. Al este del territorio esta la cordillera Australiana. Su mayor elevación es el monte Koscuiko. Hacia el centro hay una amplia llanura extendida desde el golfo de Carpentaria hasta la gran bahía Australiana. Hacia el este hay una meseta de poca elevación sobre la cual descansan el gran desierto arenoso y el desierto victoria.

El clima de Australia presenta variedades: al norte es calido y lluvioso, en el centro y oeste es desértico y hacia el sureste es templado mediterráneo

Al norte se ha desarrollado el bosque espeso. El árbol más notable es el eucalipto. En las áreas secas hay pobre vegetación.

La fauna australiana esta constituidad por mamíferos de características primitivas; canguro, zarigüeya y el koala.

El río mas largo es el río Murray y su mayor afluente es el río Darling.

El mayor de los lagos es el lago Eyre.

Australia es un país de escasa población, tiene 19,1 millones de habitantes y una densidad de 2,5 habitantes/km2. La mayor parte de la población esta formada por ingleses. Hay comunidades de alemanes, irlandeses, italianos, griegos y holandeses. Entre los asiáticos están los chinos, sirios, libaneses y japoneses. Los aborígenes viven en las reservas del territorio del Norte y en Australia Occidental; algunos en sociedades tribales y otros nómadas cazadores-recolectores muy primitivos.

La riqueza descansa en la ganadería. Primer productor de lana. La agricultura ha alcanzado un gran desarrollo. Al norte los cultivos como caña de azúcar y algodón. Al sur trigo, vid, tabaco y frutas.

El territorio es rico en minerales, oro y carbón. La más antigua ciudad es Sydney. Otra ciudad portuaria es Brisbane. En el oeste Perth. La capital Canberra.

Australia y Tasmania forman una federación compuesta por: Nueva Gales del Sur, Victoria, Queensland, Australia del sur, Australia Occidental y Tasmania.

• Nueva Zelanda

Esta situada al sureste de Australia. Se compone de dos islas, Isla del Norte y del Sur. En el relieve de la Isla del Norte se destacan: una cadena montañosa; las llanuras de la banda meridional y septentrional; los géiseres, solfataras, fumarolas y fuentes termales. En la isla del Sur: la cadena de los Alpes Neozelandeses; alcanza su mayor elevación el monte Aorangi.

El clima es templado marítimo. De los ríos de curso corto sobresale el Waikato.

La población total es de 3,8 millones. Gran parte esta formada por ingleses y grupos nativos llamados maories

La principal fuente de riqueza es la ganadería. La cría de ovejas es la principal actividad económica.

En la isla del Norte se produce leche, mantequilla y queso. Se cultivan cereales, frutas y hortalizas. Las ciudades que ha alcanzado mayor desarrollo son, Wellington, ciudad capital y Auckland.

• Melanesia

Esta constituida por las islas situadas al norte y al este de Australia. Nueva guinea es la mayor isla con un a superficie de 785,000km2. Gran parte esta cubierta por una vegetación exuberante. La isla de Nueva Guinea esta dividida en dos; occidental Indonesia y la oriental Papua Nueva Guinea.

A lo largo de Nueva Guinea emergen archipiélagos son: el archipiélago de Bismarck, Isla Salomón, Islas Nueva Hebridas, Nueva Caledonia y Fidji.

La mayor parte de la población esta constituida por pagues de raza negra.

• Micronesia

Conjunto de islas muy pequeñas situadas, al norte del Ecuador. Los archipiélagos son: Las islas marianas, Islas Palau, Islas Carolinas, Islas Marshall, Islas Kiribati.

Islas Marianas descubiertas por Magallanes en 1521. Recibieron el nombre de la reina Mariana, esposa de Felipe IV de España. Es un industrioso artesano que fabrica platos, fuentes, vasos, instrumentos y herramientas de madera y conchas.

• Polinesia

Innumerables islas esparcidas desde las islas Fidji hasta Isla de Pascua. El grupo más importante es el archipiélago de Hawai, que forma un conjunto de ocho islas mayores y numerosas islas de origen volcánico. Mauan Kea y Mauna Loa tienen manifestaciones eruptivas. La población de Hawai es internacional. La base son los hawaianos y los japoneses, filipinos, chinos, portugueses.

En las islas prosperan cultivos como; caña de azúcar, café, tabaco, algodón y bananos.

Honolulu es la capital. En Hawai esta la base de Peral Harbor.

El 12 de marzo de 1959, La cámara de Representantes y el senado de Washington aprobaron la incorporación de Hawai como un estado de los EE.UU.

Realizado por:
Greiner A. Gonzalez R.
C.I: 18.771.466
seccion 1
http://html.rincondelvago.com/oceania_6.html

domingo, 24 de abril de 2011

Geografía de australia

Geografía de Australia abarca una variedad amplia de biogeográfico regiones que son el mundo más pequeño continente pero el país sexto-más grande del mundo. La población de Australia se concentra a lo largo de las costas del este y del sudeste. La geografía del país es extremadamente diversa, extendiéndose de nieve capsulado montañas de Tasmania a grande desiertos, bosques tropicales y templados.

Los países vecinos incluyen Indonesia, Timor del este y Papua Nueva Guinea al norte, Islas de Solomon, Vanuatu y la dependencia francesa de Nueva Caledonia al noreste, y Nueva Zelandia al sureste.


Geografía física
Australia es un país, por alguno consideraba una isla por alguno un continente, adentro Oceanía localizado entre El Océano Índico y el sur Océano Pacífico en 27°S 144°E / -27, 144. Es el país en sexto lugar más grande en el mundo con un área total de 7.686.850 kilómetros cuadrados (2.967.909 sq. milla) (incluyendo Señor Howe Island y Isla de Macquarie), haciéndolo levemente más pequeño que los 48 estados contiguos del Estados Unidos y 31.5 veces más grande que Reino Unido.

Australia tiene 25.760 totales kilómetros (16,007 milla) de la línea de la costa y de demandas un extenso Zona económica exclusiva de 8.148.250 kilómetros cuadrados (3.146.057 sq. milla). Esta zona económica exclusiva no incluye Territorio antártico australiano. No tiene ninguna frontera de la tierra.

La mitad occidental de Australia consiste en Meseta occidental, que se levanta a las alturas de la montaña cerca de la costa del oeste y baja a elevaciones más bajas cerca del centro continental. La región occidental de la meseta es generalmente plana, aunque roto por las varias gamas de la montaña tales como la gama de Hamersley, la gama de MacDonnell, y la gama de Musgrave. El agua superficial está careciendo generalmente en la meseta occidental, aunque hay varios ríos más grandes en el oeste y el norte tal como Murchison, Ashburton, y Victoria ríos.

Las montañas del este, o la gran gama que se divide, mienten cerca de costa del este de Australia, separando el llano costero del este relativamente estrecho del resto del continente. Las montañas del este tienen la relevación más grande, la mayoría de la precipitación, la flora y la fauna más abundante y más variada, y el establecimiento humano más denso.

Entre las montañas del este y la mentira occidental de la meseta las tierras bajas centrales, que se componen los sistemas más grandes del gran río artesiano del lavabo y de Australia, Lavabo del Murray-Querido y Lavabo de Eyre del lago.

De la costa del este de Australia está el complejo más grande del filón coralino del mundo, Gran filón de barrera. La isla grande y montañosa de Tasmania mentiras de la costa del sudeste de Australia.

Geología
Australia ha tenido una historia geológica relativamente estable. Fuerzas geológicas por ejemplo Levantamiento tectónico de la montaña las gamas o los choques entre las placas tectónicas ocurrieron principalmente en la historia temprana de Australia, cuando seguía siendo una parte de Gondwana. La erosión y el desgaste por la acción atmosférica han resistido pesadamente a la superficie de Australia y es uno de los países más planos del mundo.

Australia se sitúa en el medio de la placa tectónica, y por lo tanto no tiene ningún volcanismo activo, aunque puede recibir a veces terremotos de menor importancia. El terreno se resiste sobre todo pesadamente, punto bajo meseta con los desiertos, los rangelands y un llano fértil en el sureste. Tasmania y Montan@as australianas no contenga la permanente icefields o glaciares, aunque pudieron haber existido en el pasado. Gran filón de barrera, en gran medida el mundo más grande coral filón, mentiras una distancia corta de la costa de nordeste. Montaje Augustus, adentro Australia occidental, es el más grande monolith en el mundo.

Regiones
Australia es los landmass continentales más bajos, más planos, y más viejos en la tierra. Su pico más alto es montaje Kosciuszko (2228 m), muy pequeño con respecto a otros continentes. El Landmass continental australiano consiste en 4 divisiones distintas del landform.[la citación necesitó] Son:
• Las montañas del este (la gran gama que se divide) -
• Las montañas australianas del sur -
• Las tierras bajas centrales -
• La meseta occidental -

Hidrología
Gran lavabo artesiano - una fuente importante de agua, es el agua dulce más grande y más profunda del mundo lavabo. Un número de ciudades y de ciudades a través del país están haciendo frente a la crisis importante del almacenaje y del uso del agua en la cual se toman las restricciones y otras medidas de reducir el agua consumición. Las restricciones del agua se basan en un gradiente de las actividades que se prohíben progresivamente mientras que la situación se empeora.
Geografía política
Australia consiste en seis estados, dos territorios importantes del continente, y otros territorios de menor importancia. Los estados son Nuevo Gales del Sur, Queensland, Australia del sur, Tasmania, Victoria y Australia occidental. Los dos territorios principales del continente son Territorio norteño y Territorio capital australiano.

Australia también tiene varios territorios de menor importancia; el gobierno federal administra un área separada dentro de Nuevo Gales del Sur, Territorio de la bahía de Jervis, como puerto naval de la base y de mar para el capital nacional. Además Australia tiene los territorios siguientes, habitados, externos: Isla de Norfolk, Isla de Navidad, Islas de los Cocos (Keeling), y varios territorios externos en gran parte deshabitados: Ashmore e islas de Cartier, Islas del mar coralino, Isla e islas oídas de McDonald y Territorio antártico australiano.

Clima
La parte en gran medida más grande de Australia es desierto o semiárido - el 40% de los landmass se cubre cerca dunas de arena. Las esquinas solamente del sureste y del sudoeste tienen un clima templado y un suelo moderado fértil. La parte norteña del país tiene un clima tropical: la parte es tropical rainforests, prados de la parte, y desierto de la parte.

La precipitación es altamente variable, con frecuente sequías durando vario pensamiento de las estaciones que se causará en parte por Oscilación Niño-Meridional del EL. Un duststorm cubrirá de vez en cuando una región o aún varios estados y allí son informes del grande ocasional tornado. Niveles de levantamiento de salinidad y la desertificación en algunas áreas ravaging el paisaje.

La localización tropical/subtropical de Australia y las aguas frías de la costa occidental hacen la mayor parte de Australia occidental un desierto caliente con aridity, una característica marcada de una parte más mayor del continente. Estas aguas frías producen la pequeña humedad preciosa necesitada en el continente. A 2005 estudio del australiano y Americano investigadores [1] investigó la desertificación del interior, y sugirió que una explicación fue relacionada con el ser humano colonos quién llegó hace aproximadamente 50.000 años. El quemarse regular de estos colonos habría podido prevenir monzones de alcanzar Australia interior.

Utilización del suelo
Los recursos naturales incluyen: bauxita, carbón, hierro mineral, cobre, lata, oro, plata, uranio, níquel, tungsteno, mineral arenas, plomo, cinc, diamantes, gas natural, petróleo.
Utilización del suelo:
• tierra de labrantío: 6%
• cosechas permanentes: 0%
• pastos permanentes: 54%
• bosques y arbolado: 19%
• otro: el 21% (est 1993.)
Aceite y gas: Australia vio su gota de la producción petrolífera más de 14 por ciento adentro 2003, casi dos veces la tarifa media de la declinación puesto que enarboló en 2000. pizarra de aceite el depósito llamó el depósito de Estuardo se localiza cerca Gladstone. Tiene un recurso total de 2.6 mil millones barriles y de la capacidad de producir más de 200.000 barriles cada día.
Tierra irrigada: 21.070 kilómetros de ² (est 1993.)

Peligros naturales

Ciclones a lo largo de las costas norteñas; severo tempestades de truenos, sequías y ocasional inundaciones; frecuente bushfires.

Ambiente

Ediciones actuales: manche la erosión de overgrazing, del desarrollo industrial, de la urbanización, y de prácticas agrícolas pobres; suelo salinidad levantamiento debido al uso del agua de la mal calidad; desertificación (en parte como resultado de la introducción de los colonos europeos de Conejos); especie introducida del parásito; el despejar para los propósitos agrícolas amenaza el habitat natural de muchos especie única del animal y de la planta; el gran filón de barrera de la costa nordestal, el filón coralino más grande del mundo, es amenazado por el envío creciente y su renombre como sitio turístico; recursos naturales limitados del agua dulce; amenazas de especie invasora

Acuerdos internacionales:
• partido a: Protocolo Antártico-Ambiental, tratado antártico, Biodiversidad, Cambio del clima, Especie puesta en peligro, Modificación ambiental, Desechos peligrosos, Derecho del mar, El descargar marina, Conservación marina de la vida, Interdicción nuclear 1963 de la prueba, No proliferación nuclear, Protección de la capa de ozono, Contaminación de la nave, Madera tropical 1994, Wetlands, Pesca de ballenas

• firmado, pero no ratificado: Cambio del climaProtocolo de Kyoto, Desertificación

Realizado por:
Greiner A. Gonzalez R.
C.I: 18.771.466
Sección 1
http://www.worldlingo.com/ma/enwiki/es/Geography_of_Australia